Bloqueo Interescalénico Del Plexo Braquial Para La Artroscopía De Hombro

REV. ARG. ANEST. 1996; 54: 5: 315-321 ARTICULO DE INVESTIGACION CLINICA

Carlos Bollini*, Guillermo Arce**, Pablo Lacroze**, Fernando Barclay** y Santiago Butler**

 

Trabajo Recibido para su Publicación: 12/08/96. Aceptado: 30/09/96
Dirección Postal: Dr. Carlos Bollini. Arevalo1742 (1414) Buenos Aires

 

RESUMEN

Presentamos nuestra experiencia, en 50 pacientes, con el uso del bloqueo interescalénico del plexo braquial para la artroscopía de hombro, utilizando lidocaína 1,5% con epinefrina 5mgr por ml (1:200. 000) y bicarbonato de Na 0,2 mEq /ml. En el 98% de los casos la anestesia fue adecuada no registrándose complicaciones serias. El 92 % de los pacientes, volvería a elegir la misma anestesia. El bloqueo interescalénico del plexo braquial para la cirugía artroscópica de hombro es una técnica segura, sencilla, con pocas complicaciones, de menor costo que la anestesia general, adecuada para los pacientes ambulatorios y con gran aceptación por parte de los mismos.

 

SUMMARY

We performed interescalene block anesthesia in 50 consecutive patients, using lidocaine 1,5% with epinefrine 5 mgr / ml and bicarbonate Na 0,2 mEq / ml. The success rate of 98% was high, without serious complications. 92 % of the patients agreed in receiving the same technique again. Interescalene block is a safe and easy block to perform, less expensive than general anaesthesia and is a viable alternative for shoulder arthroscopy surgery patients.

Palabras Clave: Bloqueo Interescalénico,Artroscopía de Hombro,Lidocaína
Key Words: Interescalene block,shoulder arthroscopy,lidocaine

 

Introducción

Dentro de los procedimientos quirúrgicos artroscópicos, la articulación del hombro ocupa el segundo lugar en frecuencia luego de la rodilla. Si bien la cantidad de casos publicados aún no es grande, ha habido un aumento sostenido en la aplicación de esta técnica quirúrgica.

El bloqueo Interescalénico del plexo braquial, es la técnica anestésica que se está utilizando cada vez con mayor frecuencia en el mundo, como alternativa de la anestesia general1,2,3,4, tanto para los pacientes internados como para los ambulatorios. Los anestésicos locales más usados son la mepivacaína 1,5% con adrenalina y bicarbonato, para los procedimientos de mediana duración y la bupivacaína 0,5% para los procedimientos prolongados, no existiendo trabajos de casuística que muestren la experiencia sobre el uso de lidocaína 1,5% como anestésico local.

En este trabajo presentamos nuestra experiencia anestésica inicial sobre 50 casos, para cirugía artroscópica de hombro, con el uso de bloqueo interescalénico realizados con 40 ml de lidocaína 1,5 % con epinefrina 5 mg/ml (1:200. 000) y bicarbonato de Na 0,2 mEq / ml.

 

MATERIAL Y METODOS

Previamente a la realización del procedimiento anestésico en los 50 pacientes que conformaron este grupo se obtuvo la aceptación por escrito.

Los datos demográficos de los mismos figuran en la Tabla 1. La distribución de la patología quirúrgica se describe en la Tabla 2.

TABLA I
Datos Demográficos 50 pacientes

Media

Aritmética ± DS

Mediana

Mínimo

Máximo

Edad (años)

55.8 ± 14.8

55

20

82

Peso (kg.)

65.3 ± 13.6

62

45

90

Talla (cm)

164.6 ± 12.1

162

148

195

Hombres (n)

18

36.0 %

 

 

Mujeres (n)

32

64.0 %

 

 

ASA I (n)

48

96.0 %

 

 

II (n)

2

4.0 %

 

 

TABLA II
Patología quirúrgica diagnóstico postartroscópico

Descompresión subacromial

42

Manguito Rotador

5

Biopsia de Húmero

1

Bursectomía

2

Durante la evaluación preoperatoria realizada en la habitación del paciente se explicó a los mismos detalladamente el procedimiento anestésico, poniendo especial énfasis en las características de las parestesias que irían a sentir durante la realización del bloqueo. Se los instruyó para que digan la palabra si, cuando sintieran una sensación de hormigueo, o como una onda que se dirige hacia el hombro, codo o mano. Se volvió a explicar el procedimiento en el quirófano inmediatamente antes de iniciarlo, poniendo especial énfasis sobre las características de la parestesia y la importancia de su colaboración para el éxito del bloqueo. Los pacientes debían describir hacia donde se dirige la misma, sin girar la cabeza, ni moverse o señalar. También se les avisó que esta sensación puede aumentar durante la inyección del anestésico local.

Todos los bloqueos se llevaron a cabo en quirófano.

Previamente al bloqueo, a todos los pacientes les fue colocada una vía IV con una cánula de teflón calibre 18G en el brazo contralateral al lugar a bloquear por donde se inició una infusión de solución fisiológica. Se los conectó a un cardioscopio para efectuar el monitoreo cardiaco y a un oxímetro de pulso para el control de la saturación de oxígeno. La tensión arterial se midió con un manguito automático (Hewlett Packard Omnicare CMS 24 M1204R) realizando registro de tensión arterial sistólica diastólica y media cada 3 minutos. A través de un catéter nasal se suministró a los pacientes Oxigeno al 100 % con un flujo de 4 L/min.

Para la inyección del anestésico local en el espacio perivascular interescalénico del plexo braquial utilizamos un tubo prolongador con llave de tres vías (Connecta ®), unido por el extremo libre a la aguja PrecisionGlide® 23 G 1 inch BD, y a dos jeringas de 20 cc, llenadas previamente con la solución Anestésica, a la llave de tres vías.

Para el bloqueo del plexo braquial, utilizamos la técnica descripta por Winnie5,6,con la diferencia que la dirección de la aguja la orientamos ligeramente más hacia caudal como lo hace Urmey7 y no perpendicular a la piel en todos los planos como lo describe el autor mencionado en primer término.

Preparamos la piel con técnica aséptica pintando con alcohol yodado y calzando guantes de látex estériles. Luego de identificar correctamente el espacio o surco interescalénico como lo describe Winnie y utilizando las maniobras propuestas por Sharrock8 para hacer más fácil su identificación, introducimos la aguja y avanzamos lentamente, provocamos la parestesia, aceptando como adecuada solo aquellas que se dirigieron hacia el hombro o más dístales de él, y no aquellas que se dirigen hacia la escápula o el tórax.

En la Tabla 3 se consignan los datos concernientes a la técnica anestésica: localización de las parestesias provocadas y la cantidad de punciones que fueron necesarias para obtenerlas, en que casos se intensificó esta con la inyección, así como el volumen total inyectado de anestésico local y la distancia que recorrió la aguja entre la piel y el momento de aparecer la parestesia.

TABLA III
Características del Bloqueo

Anestésico Local

lidocaína 1.5 %

Volumen (ml)

40

Adrenalina

0,1 ml cada 20 ml AL 1:200. 000

Bicarbonato de Na

ml = 1mEq cada 10 ml de AL

Avances con la aguja

1 - 22 (44.0%)

2 - 21 (42.0%)

3 - 4 (8.0%)

4 - 3 (6.0%)

Distancia piel/plexo (cm)

1.68 ± 0.21 (1.3 - 2.2)

Parestesia Hombro

56 % (28)

Hombro y brazo

6 % (3)

Codo

26 % (13)

Mano

12 % (6)

Intensificada con inyección

44 % (22)

Tumoración supraclavicular

90% (45)

Tiempo 1 (min.)

3.48 ± 0.91

2-5

Tiempo 2 (min.)

23.4 ± 6.24

15-40

Tiempo 3 (min.)

76.1 ± 17.3

60-120

Midazolam (mg)

4.35 ± 1.25

2-8

Fentanilo (mg)

29.0 ± 11.1

20-50

El anestésico local fue inyectado con la técnica de la “aguja inmóvil“9. La primera dosis de 3ml sirve como dosis de prueba, luego de esperar 2 minutos, se inyecta el remanente del anestésico local, en dosis sucesivas de 5 cc c/u, aspirando entre dosis y dosis hasta completar el volumen total de 40 ml. Estas maniobras son realizadas por un ayudante.

Al finalizar la inyección de la dosis total se puede observar una tumoración que se forma en la fosa supraclavicular, la que debe ser masajeada suavemente durante un minuto para lograr una mejor distribución del anestésico local dentro de la fascia perivascular.

A continuación evaluamos el grado de bloqueo motor, para lo cual solicitamos al paciente que abduzca el miembro superior contra la gravedad. Si no lo puede realizar, o si sólo lo puede hacer parcialmente mostrando una clara disminución de la fuerza, colocamos al paciente en la posición semisentada de “beach chair” o reposera de playa y se comienza con la preparación del brazo con cura aséptica y embrocado de campos.

Tomamos como tiempo 0 (T0), el momento inmediato posterior a la finalización de la inyección, T1 la imposibilidad de abducir el brazo, T2 el comienzo de la cirugía y T3 la duración total del procedimiento. Todos estos datos están consignados en la Tabla 4.

TABLA IV
Complicaciones

Abandono del bloqueo

1

Hipotensión Arterial

15

Síndrome de Horner

3

Disfonía

4

Somnolencia

1

Dolor Axilar agudo

2

Utilizamos como sedación la administración de midazolam y fentanilo e infusión de propofol en aquellos casos en los que no deseamos alcanzar una dosis alta de midazolam y fentanilo.

El cirujano realiza la infiltración del portal posterior en la piel y tejido celular subcutáneo con lidocaína 1% con epinefrina 1:200. 000 utilizando un volumen aproximado de 5 a 10 ml. A los fines del trabajo este volumen de anestésico local no se computó dentro del total inyectado en el espacio interescalénico

 

RESULTADOS

Los datos se consignan como valor medio y desvío standard.

Se estudiaron 50 pacientes,48 ASA I y 2 ASA II, 18 hombres y 32 mujeres, la edad promedio fue 55. 8 Arg90003.gif 14. 8 años (rango 20-82), el peso promedio de 65. 3 Arg90003.gif13. 6 kg. (rango 45-90) y la altura de 164. 6 Arg90003.gif 12. 1 cm(rango 148-195).

El número promedio de intentos de avance de la aguja fue de 1. 42 (rango entre 1-4 intentos), la distancia promedio de introducción de la aguja desde la piel hasta obtener la parestesia fue de 1. 68 Arg90003.gif 0. 21 cm (rango 1. 3 -2. 2).

En un 58 % (n= 29) de los casos la parestesia fue corta, de poca intensidad y dirigida hacia el hombro, en un 4 % (n= 2) hacia el hombro y llegaba hasta el brazo, en un 26 % (n= 13) hacia el codo y en el restante 12%(n= 6) de los casos hacia los dedos de la mano. En 44 % (n=22) de los casos la parestesia se acentuó con la inyección del anestésico local.

Observamos una tumoración supraclavicular como resultado de la inyección del anestésico local en un 90% (n=45) de los casos.

La imposibilidad de levantar o abducir el brazo contra la gravedad se constató en el 100% de los pacientes en un T1 promedio de 3. 48 Arg90003.gif0. 91 min. (rango 2-5).

El T2, tiempo tomado hasta comenzar la cirugía fue de 23. 4 Arg90003.gif 6. 24 min. (15-40) y la duración neta, promedio de la misma fue de 76. 1 Arg90003.gif17. 3 min. La operación más larga fue de 120 minutos y la más corta de 60 minutos

- En 49 (98%) pacientes la anestesia fue suficiente.

- En 1 paciente (2%), la anestesia fue insuficiente debiendo realizarse anestesia general

- El 92 % (46) de los pacientes, recibieron algún grado de sedación, con la combinación de fentanilo y midazolam, a dosis promedio de 29 Arg90003.gif 11 mg (rango 20 - 50) y 4. 35 Arg90003.gif 1. 25 mg (rango 2 - 8) respectivamente.

- A 2 pacientes (4. 25%) se les administró además de midazolam y fentanilo, propofol en forma de goteo IV ya que se encontraban incómodos y se movían dificultando las maniobras quirúrgicas.

- En 11 (22 %) de los casos se presentó un síndrome vagal con bradicardia, hipotensión arterial y sudoración fría que debieron ser tratados con atropina y efedrina sin consecuencias para el paciente y para el desarrollo del acto quirúrgico.

- En 4 pacientes (8%) observamos disfonía, en 3 (6 %) se constató un síndrome de Horner unilateral.

- En un caso se presentó somnolencia en forma espontánea.

- Hubo 3 pacientes que no desearon ningún tipo de sedación.

- Cuarenta y seis pacientes (92 %) expresaron su satisfacción con la anestesia y manifestaron que volverían a aceptar el mismo tipo de bloqueo.

 

DISCUSION

El bloqueo Interescalénico del plexo braquial es la técnica de anestesia regional que más se utiliza en los centros especializados en cirugía del hombro del mundo. Sin embargo es poco practicada en nuestro país. Las causas son muchas, pero tal vez la más importante es que esta no ha sido enseñada en los programas de postgrado y no se han aplicado y practicado en los servicios asistenciales, donde se prefieren el bloqueo supraclavicular clásico para la cirugía del brazo y el bloqueo axilar para la cirugía de la mano. Sin embargo el bloqueo supraclavicular con su incidencia de neumotórax del 0. 6 al 6 %,ha alejado a muchos anestesiólogos de esta práctica, prefiriendo realizar anestesia general. Por otro lado el bloqueo supraclavicular clásico o sus variantes no son suficientes para la cirugía del hombro donde se deben bloquear además las metámeras más altas correspondientes a las raíces de C2-C3 y C410,11. El bloqueo axilar, por otro lado, es una excelente técnica para la cirugía por debajo del codo pero sin indicación alguna para la cirugía del hombro.

Otra razón de peso sobre el poco uso del bloqueo interescalénico, es que la patología propia del hombro, hasta la aparición de la artroscopía, tenía escasa indicación quirúrgica, siendo por lo tanto poco frecuente para los anestesiólogos enfrentarse a este tipo de operaciones y poder de esa manera utilizar una técnica con la asiduidad suficiente para completar la curva de aprendizaje. También ha sido usado como argumento por los anestesiólogos, para explicar la no utilización de esta técnica, que la anestesia proporcionada por el bloqueo interescalénico no es suficiente, o que existe la posibilidad de producir lesiones nerviosas y sus consecuencias. Ambos argumentos responden a creencias y temores infundados.

Nosotros utilizamos la técnica descripta por Winnie en 1970,y si bien han aparecido otras técnicas12, ninguna tiene la suficiente cantidad de casos como para hacerlas absolutamente seguras.

Para abordar el espacio interescalénico dirigimos la aguja en un sentido ligeramente más caudal, como lo hace Urmey y no perpendicular a la piel en todos sus planos como lo propugna Winnie, con esto se disminuyen las posibilidades de dirigirse hacia la línea media y sin dudas, las posibilidades de causar punciones vasculares, peridurales, subdurales y subaracnoideas. Es la única modificación a la técnica original de Winnie que hemos incorporado.

Otra punto importante para evitar las complicaciones antes mencionadas, es el uso de agujas cortas, no más largas de 2,5 cm. En nuestra casuística la distancia promedio de la piel al momento de aparición de la parestesia fue de 1,68 cm. La utilización de la técnica de la “aguja inmóvil” es fundamental ya que la inyección de un gran volumen de anestésico local hace que la piel se acerque al pabellón de la aguja, la que si no es sostenida puede salirse de la fascia perivascular realizando la inyección en el espacio interescalénico, pero fuera de la fascia.

El conocimiento de la anatomía, la identificación correcta del espacio interescalénico y la interpretación de la parestesia son esenciales para el éxito del bloqueo interescalénico. Es importante señalar, que esta no es la típica parestesia que se manifiesta a nivel axilar, en estos casos la sensación es tan intensa que los pacientes llegan a retirar el brazo y guardan un pésimo recuerdo del procedimiento luego de la operación. La parestesia con el bloqueo interescalénico es muy suave, casi imperceptible, se dirige en un porcentaje del casi 62 % al hombro y brazo, según Roch13 un 48 %. Algunos pacientes la describen más “como una onda", que como un hormigueo. No debemos confundirla con la que se dirige a la escápula que se debe a la estimulación del nervio supraescapular, el cual se halla por fuera de la fascia perivascular. En gran proporción de casos el paciente levanta apenas el hombro o hace una mueca con la cara, antes de decir si, cuando sienten la parestesia, y muchas veces somos nosotros los que preguntamos si no la han sentido, antes de que ellos digan algo, al observar un cambio de expresión en la cara del paciente. Seguramente los pacientes esperan sentir algo más intenso. Sin embargo Roch toma como válida esta parestesia que se dirige al hombro y demuestra que es efectiva para la localización del plexo braquial.

La correcta identificación del espacio interescalénico puede ser difícil al comienzo, pero el mismo guarda una relación muy constante con las estructuras anatómicas vecinas. La maniobra de Sharrock es muy útil en este sentido, Brown14 mide 3 cm desde el borde posterior del esternocleidomastoideo a la altura del cartílago cricoides. En cambio Bahar6 solicita al paciente que incline la cabeza lateralmente hacia el mismo lado. Una maniobra que utilizamos nosotros para reconfirmar la localización del espacio interescalénico es identificar el pulso de la arteria subclavia en el hueco supraclavicular con los dedos índice y medio para luego ascender apoyándolos en el escaleno medio hasta la altura de C6,correspondiente a la ubicación del cartílago cricoides. Esta maniobra es la inversa de la que utiliza Winnie15 para la ejecución del bloqueo perivascular subclavio.

En la literatura especializada no hemos podido encontrar trabajos, que utilicen 40 ml de lidocaína al 1,5% con epinefrina 1:200. 000 como anestésico local, para el bloqueo interescalénico, probablemente debido a que para los mismos procedimientos, otros autores cuentan con la mepivacaina al 1,5%16, anestésico local que no está disponible en nuestro país. Si bien desde el punto de vista químico la lidocaína no es igual a la mepivacaína, guarda cierta similitud en sus características farmacocinéticas y farmacodinámicas17.

Según los autores que la han empleado consideran que la mepivacaína es más adecuada ya que produce una mayor profundidad y mejor calidad de bloqueo. Sin embargo nosotros creemos que la lidocaína es una excelente opción cuando no se cuenta con mepivacaína y nuestros resultados así lo demuestran. El agregado de adrenalina en forma directa a la solución anestésica de lidocaína, así como la adición de bicarbonato18,19,20 hacen que el bloqueo sea muy eficiente, mejorando la calidad del bloqueo en cuanto a duración e inicio de acción y disminuyendo además los niveles de anestésico local que pasan al plasma con lo cual se evitan los efectos sistémicos tóxicos del anestésico local.

La dosis de 600 mg usada por nosotros, se encuentra 100 mg por encima de las dosis máxima recomendada (500 mg con adrenalina 1:200. 000). Pero siguiendo a Scott21,22,Tucker23,Wildsmith24, Mazze25 y Urmey16,se pueden utilizar con confianza estos altas dosis sin peligro de toxicidad sistémica, ya que las concentraciones plasmáticas alcanzadas por los anestésicos locales dependen directamente del sitio de inyección. Al inyectar el anestésico local en el espacio interescalénico, este queda confinado dentro de la fascia perivascular pasando muy lentamente a la circulación. Foldes22 determinó que la concentración pico máxima de lidocaína en plasma luego de la inyección endovenosa es de 5. 29 Arg90003.gif 0. 55 mg / ml.

Wildsmith determinó, que por cada 100 mg de lidocaína administrados la concentración plasmática se eleva entre 0. 9 - 1 Arg90010.gifg/ml cuando es empleada sin adrenalina y cuando se utiliza el vasoconstrictor en concentraciones de 5 Arg90010.gifg/ml 1:200. 000, la concentración media máxima se reduce en un 30% a nivel del espacio interescalénico. Ello produciría una concentración plasmática de 0. 63 - 0. 7 Arg90010.gifg/ml, lo que para los 600 mg de lidocaína con epinefrina administrados alcanzaría niveles plasmáticos por debajo de los 5 Arg90010.gifg/ml luego de la inyección endovenosa determinada por Foldes. Sin embargo, todos estos datos deben ser corroborados por estudios de laboratorio.

El bloqueo interescalénico del plexo braquial tiene muchas ventajas sobre la anestesia general26,27,28,29. Por un lado se eliminan los requisitos para la intubación orotraqueal muy difícil en la población portadora de artritis reumatoidea. La analgesia postoperatoria es más prolongada y la transición hasta la aparición del dolor es más gradual utilizando medicación analgésica por vía parenteral.

Por otra parte el análisis de costos, no solo de medicamentos y material descartable sino también de internación, hacen que esta técnica sea ideal para pacientes ambulatorios.

Además no existen los síntomas clásicos del postoperatorio de la anestesia general, como por ejemplo: el dolor de garganta, los vómitos, los mareos, el dolor agudo etc..

Según Teltzaff4 disminuye la presión arterial en la zona operatoria lo que es una ventaja para el cirujano ya que el campo quirúrgico mejora notablemente.

La posición sentada del paciente en “silla de playa”30,usada para estos procedimientos, es más fácil de mantener con anestesia regional que con anestesia general. Al estar relajado con esta última, el paciente se puede deslizar para los costados o hacia la posición distal de la mesa de operaciones corriendo el riesgo de elongar el plexo braquial o de extubación.

Existen numerosos trabajos que describen las complicaciones de esta técnica con casuísticas variadas. Según Urban31 el 8% (n=21/266) de los pacientes tuvieron dolor en el sitio de punción durante el primer día, el cual disminuyó al 2% a las 2 semanas. La incidencia de parestesias postoperatorias fue del 9 % (n= 25/266) el día después de la cirugía y disminuyó al 3 % a las 2 semanas, la mayoría eran hipoestesias en la mano y se resolvieron todas a las 6 semanas. Por otro lado el autor no encontró una relación significativa entre esta complicación y la cantidad de veces que debieron introducir la aguja, y tampoco con la intensificación de la parestesia al inyectar el anestésico local en la región. En cambio encontraron relación entre las parestesias postoperatorias y el hecho de administrar bupivacaína y con la búsqueda de parestesias más alejadas del hombro.

El neumotórax, la inyección intravascular accidental con convulsiones, los bloqueos peridural, subdural y subaracnoideos, los efectos tóxicos sistémicos de los anestésicos locales aún usando altas dosis, están descriptos pero son poco frecuentes y causa de comunicaciones aisladas32,33,34,35,36,37,38,39,40,41. Por otro lado Urban postula una relación directa entre el uso del neuroestimulador y la neuropraxia, sosteniendo que ello fue debido a que los pacientes fueron sedados previamente con midazolam ya que las benzodiacepinas producen un embotamiento de la respuesta a la estimulación directa del nervio. A su vez Stevens42 sostiene que esto no es así y sugiere que la cantidad de casos no ha sido suficiente tratándose por lo tanto de un hecho aislado y casual.

Urmey43,44,45 demuestra un 100% de parálisis diafragmática unilateral, debido al bloqueo del nervio frénico unilateral. Este fenómeno no produce efectos indeseables en sujetos sanos, pero contraindica el bloqueo en aquellos pacientes con una capacidad ventilatoria disminuida.

El síndrome de Horner y la disfonía46,47 son comunes de observar pero no tienen mayor importancia clínica y se deben al bloqueo del ganglio estrellado y al bloqueo del nervio laríngeo inferior.

En nuestra casuística, dos pacientes presentaron dolor axilar agudo al promediar el procedimiento. Esta complicación no ha sido descripta hasta el momento. En uno de los pacientes se administró midazolam - fentanilo y el procedimiento pudo finalizar sin complicaciones. En el otro paciente se había obtenido parestesia hacia el hombro y no podía abducir el miembro superior a los 3 minutos, sin embargo al promediar el procedimiento, el paciente refirió dolor axilar agudo e intolerable que no cedió con la administración de opiáceos por vía IV por lo que se decidió realizar anestesia general. El procedimiento finalizó sin complicaciones. En el postoperatorio inmediato, el paciente mostraba signos de bloqueo del plexo braquial. Posiblemente el dolor haya sido debido a una disrupción de la cápsula articular e infiltración de los tejidos axilares con el agua a presión de la bomba de irrigación en una zona no anestesiada.

La hipotensión arterial se presento en un 22% de los casos. El cuadro clínico desarrollado fue clásicamente un síndrome vagal con bradicardia, hipotensión arterial y sudoración fría que debieron ser tratados con atropina y efedrina por vía IV. Todos los síntomas retrogradaron rápida y completamente, y se concluyó la cirugía sin problemas. Este cuadro está descripto por otros autores48,49,50,51,52 siendo más frecuente de lo visto por nosotros. La explicación del mismo, tiene como sustento el efecto vasodilatador del anestésico local y la epinefrina, también la posición semisentada trae como consecuencia una disminución del retorno venoso, así se explica el menor sangrado del campo operatorio con esta técnica.

Si bien la cantidad de casos presentados en nuestra experiencia inicial no es suficiente como para sacar conclusiones definitivas, sirve sin embargo para comparar nuestros resultados con los obtenidos por otros autores utilizando la misma técnica con distintos anestésicos locales.

El porcentaje de éxitos del 98% obtenido en nuestros casos, es alto y comparable con el 97 % obtenido por King53 y Urmey54, del Hospital for Special Surgery.

 

CONCLUSIONES

El bloqueo Interescalénico del plexo braquial es una técnica sencilla, segura e ideal para pacientes ambulatorios o internados, con un bajo índice de complicaciones. El uso de 40 ml de lidocaína al 1,5% con adrenalina 1:200. 000 y bicarbonato de Na 0,2mEq/ml, es una buena elección para procedimientos artroscópicos de corta o mediana duración cuando no se cuenta con mepivacaína.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Balas GI: Regional anaesthesia for surgery on the shoulder. Anesth Analg 1971:55:1036-1041

  2. Peterson DO: Shoulder block anesthesia for shoulder reconstruction surgery. Reg Anesth 1990: 15:242-244

  3. Sandin R;Stam H;Sternlo JE: Interescalen plexus block for arthroscopy of the humero scapular joint Acta Anesth. Scand 1992, 36,493

  4. Teztlaff JE; Yoon HJ; Brems J: Interescalene brachial plexus block for shoulder surgery. Reg Anesth 1994: 19:339-343

  5. Winnie AP: Interescalene brachial plexus block Anesth Analg 1970,49,3,455

  6. Winnie AP: Anestesia de Plexos. Técnicas perivasculares de bloqueo del Plexo Braquial. Salvat,Barcelona. 1986

  7. Urmey WF: Brachial plexus block. Current opinion in anesthesiology. 1992,5:666-671

  8. Sharrock NE;BruceG: An improved technique for locating the interescalene groove Anesthesiology 1976,44,431-433

  9. Winnie AP: An inmovile needle for nerve blocks. Anesthesiology 1969; 31:577-578

  10. Lanz E; Theiss D; Jankovic D: The extent of blockade following various techniques of brachial plexus block. Anesth Analg 1983;62:55-58

  11. Vester-Andersen T;Christiansen C; Hansen A;Sorensen M;Meisler C: Interescalene brachial plexus block: Area of analgesia, complications and blood concentrations of local anesthetics. Acta Anaesth Scand 1981: 25:81-84

  12. Vongvises P; Panijayanond T:A parascalene technique of brachial plexus anesthesia. Anesth Analg 1979; 54: 267

  13. Roch JJ; Sharrock EN; Neudachin L: Interescalene brachial plexus block for shoulder surgery: A proximal paresthesia is effective. Anesth Analg 1992: 75:386-388

  14. Brown AR; Broccoli E:An aid to the performance of interescalene blocks. Anesthesiology 1992,76,869

  15. Winnie AP; CollinsVJ:The subclavian perivascular technique of brachial plexus anesthesia. Anesthesiology 1964,25, 353-363

  16. Urmey WF;Stanton J;Sharrock EN: Interescalene block: effects of dose, volume, and mepivacaine concentration on anesthesia and plasma levels. Re Anesthesia 1994,19:2S:34

  17. Covino BG: Pharmacology of Local anaesthetic agents Br J Anaesth 1986;58:701-716

  18. Galindo A: pH adjusted local anesthetics:Clinical experience. Reg Anesth 1983;8:35

  19. Morrison DH: Alkalinization of local anaesthetics. Can J Anaesth 1995;42:1076-1079

  20. Battista A;Cuesta C;Gianchino L;Sanguinetti H: Bloqueo supraclavicular del plexo braquial (Técnica de Kulenkampff) utilizando lidocaína con pH corregido. Rev Argentina de Anestesiología; 1986;44:179-182

  21. Scott DB: Maximum recomended doses of local anaesthetics drugs. Br J Anaesth 1989: 63: 373-374.

  22. Scott DB;Jebsun PJR et al.:Factors affecting plasma levels of lignocaine and prilocaine. Br J Anaesth,1972,44:1040-1049

  23. Tucker GT: Pharmacokinetics of local anaesthetics. Br J Anaesth 1986;58:717-731

  24. Wildsmith JA,Tucker GT,Cooper S,Scott DB,Covino BG: Plasma concentrations of local anaesthetics after interscalene brachial plexus block. Br J Anaesth 1977;49:461-466

  25. Mazze RI,Dunbar RW: Plasma lidocaine concentrations after caudal, lumbar,epidural,axillary block,and intravenous regional anesthesia. Anesthesiology 1966; 27:5:574-579

  26. Maurer P; Greek R Torjman M;et al: Is regional anesthesia more efficient than general anesthesia for shoulder surgery. Anesthesiology 1993:79: A897

  27. D’Alessio J;Rosenblum M,et al: A restrospective comparision of interescalene block and general anesthesia for ambulatory surgery shoulder arthroscopy. Reg Anesth 1995,20,62-68

  28. Brown AR;Weiss R;Greenberg et al: Interescalene block for shoulder arthroscopy,comparision with general anaesthesia Arthroscopy 1993, 9,295-300

  29. Tetzlaff JE; Spevak C; Yoon HJ BremsJ.: Patients acceptance of interescalene block. Reg Anesth 1993;18:30-33

  30. Skyhar MJ; Altchek DW,Warren RF et al: Shoulder arthroscopy with the patient in the beach chair position. J Arthroscopy 1988; 4:256

  31. Urban MK;Urquhart B: Evaluation of brachial plexus anesthesia for upper extremity surgery. Reg Anesth 1994: 19:175-182

  32. Ross S; Scarborough CFD: Total Spinal annesthesia following brachial plexus block. Anesthesiology 1973;39: 458

  33. Dutton RP;Eckhardt WF III;Sunder N: Total Spinal anesthesia after interscalene blockade of the brachial plexus. Anesthesiology 1994,80:939-941

  34. Tetzlaff JE;Yoon HJ;Dilger J;Brems J:Subdural Anesthesia as a complication of an interscalene brachial plexus block. Case Report. Reg Anesthesia 1994,19:357-359

  35. Cook LB: Unsuspected extradural catheterization in an interescalene block. Br J Anaesth 1991;67:473-475

  36. Kumar A; Battit GE;Froese AB;Long MC: Bilateral cervical and thoracic epidural blockade complicating interescalene brachial plexus block: Report of two cases. Anesthesiology 1971: 35:650-652

  37. Durrani Z;Winnie AP: Brainstem toxicity with reversible locked-in syndrome after interescalene brachial plexus block. Anesth Analg 1991; 72: 249-252

  38. Thiagarajah S,Lear E,Agar I,Salzer J,et al: Bronchospasm following interscalene brachial plexus block. Anesthesiology 1984;61:759

  39. Kayerker D,Dick M: Phrenic nerve paralysis following interscalene brachial plexus block. Anesth Analg 1983; 26:536-537

  40. Lombard TP,Couper JL: Bilateral spread of analgesia following interscalene brachial plexus block. Anesthesiology 1983; 58:472-473

  41. Reynolds F: Adverse effect of local anaesthetics. Br J Anaesth 1987;59:78-95

  42. Stevens RA: Comments to Urban and Urquhart study. Reg Anesth 1995,20:83-84

  43. Urmey WF;Talts KH;Sharrock EN: One hundred percent incidence of hemidiafragmatic paresis associated with interescalene brachial plexus block anesthesia as diagnosed by ultrasonography. Anest Analg;1991: 72:498-503

  44. Urmey WF; McDonald M:Hemidiafragmatic paresis during interescalen brachial plexus block: effects on pulmonary function and chest wall mechanics. Anesth Analg 1992; 74:325-327

  45. Urmey WF;Gloeggler PJ: Pulmonary function changes during interescalene brachial plexus block:efect of decresing local anesthesic injection volume. Reg Anesth 1993;18:244-249

  46. Akl-Khafaji J, Elrias MA: Incidence of Horner’ssyndrome with interscalene brachial plexus block and its importance in the management of head injury. Anesthesiology 1986:64:127

  47. Seltzer J: Hoarseness and Horner’s Syndrome after interscalene brachial plexus block. Anesth Analg 1977;56:585-586

  48. Roch J, Sharrock EN: Hipotension during shoulder arthroscopy in the sitting position under interescalene block. Reg Anesth 1991; 15:64

  49. Almquist A;Goldenberg IF;Milstein S;et al: Provocation of bradycardia and hipotension by isoproterenol and upright posture in patients with uneplained syncope. N Eng J Med 1989,320:346

  50. Gold BS;Weitz SR; et al: Intraoperativbe syncope evaluation with tilt-table testing. Anesthesiology 1992; 76: 635

  51. D’Alessio J; Weller R; Rosenblum M: Activation of the Bezold-Jarisch reflex in the sitting position for shoulder arthroscopy using interescalene block anesthesia. Reg Anesth 1994:19:S75. Abstract

  52. Galinant B; Buss DD; Skyhar MJ; WarrenRF: Interscalene block and the beach chair position for shoulder arthroscopy. Arthrocopy 1989;5:161 Abstract

  53. King RS,Urquhart BJ,Sharrock EN: Factors influencing the success of brachial plexus block Reg Anesth 1991,16 (S):63

  54. Urmey WF; Stanton J, Sharrock EN: Initial one year experience of a 97. 3% regional anesthesia ambulatory surgery center. Reg Anesth 1993: 18: s69