Colecistectomía Laparoscópica. Indicaciones, Eventos Fisiopatológicos, Procedimientos Y Complicaciones

REV. ARG. ANEST. 1995; 53: 2: 67-84 ARTICULO DE ACTUALIZACION

Dres. Pedro Barbieri* y Rosa Telias**(1)

 

Dirección Postal: Dr. Pedro Barbieri. División Anestesiología. Hospital de Clínicas «José de San Martín», Córdoba 2351. Piso 12. (1120). Buenos Aires.

 

RESUMEN

La colecistectomía laparoscópica, una moderna técnica para el tratamiento de la enfermedad litiásica vesicular, puede ser realizada bajo anestesia general, o anestesia regional. La primera, reduce la ansiedad del paciente, y provee excelente relajación muscular, condiciones quirúrgicas, y la posibilidad de controlar la ventilación. La intubación traqueal es imperiosa. Aunque ninguna técnica anestésica específica es requerida, oxígeno, óxido nitroso, y pequeñas dosis de anestésicos inhalatorios y narcóticos de corta duración de acción proveen analgesia y amnesia intraoperatoria, y minimizan el disconfort postoperatorio. La anestesia regional requiere un nivel de bloqueo sensorial alto (T2); por eso, este método sólo está indicado para pacientes con severo compromiso cardiopulmonar. La anestesia local sólo está indicada para el control del dolor postoperatorio. El conocimiento de los cambios fisiopatológicos que ocurren con la posición de Trendelenburg, Trendelenburg inverso, y el neumoperitoneo, y la vigilancia para signos de hemorragia y embolia con CO2 son esenciales para evitar complicaciones serias.

 

SUMMARY

Laparoscopic cholecystectomy, a modern technique for treatment of gallstones disease, can be performed under general anesthesia or regional anesthesia. The first, reduces patient anxiety and provides excellent muscle relaxation, operative conditions and the ability to control ventilation. Endotracheal intubation is mandatory. Although no specific anesthetic regimen is required, oxygen, nitrous oxide, and small doses of inhalation agents and short-acting narcotics provide intraoperative analgesia and amnesia, and minimize postoperative discomfort. Regional anesthesia requires a high sensory level blockade (T2) so this method is only indicated for patients with severe cardiopulmonary disease. Local anesthesia is only indicated for postoperative pain control. Knowledge of the patophysiologic changes that occur with the Trendelenburg, reverse Trendelenburg position, and pneumoperitoneum, and vigilance for signs of hemorrhage and CO2 embolism are essential for avoiding serious complications.

Palabras clave: Colecistectomía laparoscópica. Anestesia. Complicaciones. Neumoperitoneo. Trendelenburg. Trendelenburg inverso.
Key words: Laparoscopic cholecystectomy. Anesthesia. Complications. Pneumoperitoneum. Trendelenburg. Reverse Trendelenburg.

 

Introducción

La cirugía del conducto biliar ha evolucionado a raíz de la investigación científica y sus avances en la técnica quirúrgica y anestésica. Con la introducción de los equipos endoscópicos en la práctica actual se ha entrado en una nueva era, la del mini acceso quirúrgico1,2,3,4,5,6, lográndose claras ventajas para el paciente a nivel del tiempo de recuperación y reinserción en la vida laboral, mayor bienestar postoperatorio, y un menor índice de complicaciones.

La colecistectomía laparoscópica impone nuevos retos al anestesiólogo, debiéndose conocer en profundidad los cambios que ocurren a nivel hemodinámico y respiratorio a causa del neumoperitoneo establecido, y la influencia de los cambios de posición necesarios para realizar dicha técnica.

 

Colecistectomía A Cielo Abierto Versus Laparoscópica

En el año 1882 Karl Langebuch publicó en Berlín el primer informe de una colecistectomía a cielo abierto, considerándose desde entonces a esa técnica como el tratamiento de elección para la litiasis vesicular sintomática. Es una cirugía eficaz, ya que elimina de raíz el problema de los litos vesiculares, extrayéndose también el medio litogénico, presentando en manos entrenadas una mortalidad cercana al 0 % en cirugía electiva en pacientes menores de 60 años7,8,9. Sin embargo, se necesita de una gran incisión abdominal para el abordaje, lo que condiciona mayor dolor, disconfort, íleo y complicaciones pulmonares, prolongándose la permanencia hospitalaria10. Las complicaciones como absceso de pared y hematomas, también se observan más frecuentemente con esta técnica. Los volúmenes pulmonares adquieren un patrón restrictivo, descendiendo la capacidad residual funcional (CRF) poco después de la cirugía al 70 - 80% de sus valores preoperatorios11. La capacidad vital (CV), importante en la génesis de una tos efectiva, desciende a las pocas horas del postoperatorio a un 45 - 50% de sus valores previos. La disminución de la CRF y la CV luego de una cirugía de abdomen superior es principalmente debida al dolor por la incisión y por la disfunción refleja del diafragma12,13. La función pulmonar se restaura gradualmente hacia el segundo-tercer día del postoperatorio14,15,16.

En la colecistectomía laparoscópica, en cambio, se preserva la función diafragmática y pulmonar, con una caída menor de la CV (disminuye 27%)12, del volumen espiratorio forzado en el primer segundo y del flujo espiratorio forzado. La función pulmonar vuelve en 24 horas a los niveles preoperatorios10,15,17. Los reactivos de fase aguda (reflejo del daño tisular, y la severidad de la injuria18), en particular la concentración sérica de Proteína C reactiva aumentan en menor escala, al igual que la concentración sérica de Interleukina - 610, una citoquina activada por el trauma tisular19,20,21. La respuesta de cortisol y catecolaminas no es diferente entre los dos grupos, sugiriendo que la estimulación neuroendócrina inducida por ambas técnicas es similar.

La disminución del trauma quirúrgico tiene consecuencias clínicas y económicas. En sala de recuperación se ha observado un menor requerimiento de narcóticos para el control del dolor, lo cual determina a su vez una menor incidencia de náuseas y vómitos, e hipoxia postoperatorios10,22. El ayuno postoperatorio, la duración de la infusión intravenosa de líquidos y la permanencia en el hospital es significativamente menor, posibilitando una precoz deambulación con un pronto retorno a la vida cotidiana.

 

Indicaciones Y Contraindicaciones De La Técnica Laparoscópica (Tabla 1)

Las indicaciones no difieren de las de la técnica a cielo abierto. Dentro de la población de colecistolitiasis asintomática, el hallazgo de una vesícula calcificada («de porcelana»), la cual se asocia en un alto porcentaje al carcinoma vesicular; ciertas poblaciones indias de los EE.UU. y del altiplano boliviano (los cuales tienen alta incidencia de carcinoma vesicular); pacientes con pólipos vesiculares mayores de 1 cm; y, pacientes inmunodeprimidos (quienes a veces presentan complicaciones asociadas con una alta morbimortalidad). La litiasis vesicular sintomática, y sus complicaciones (colecistitis aguda, coledocolitiasis con o sin colangitis o pancreatitis, íleo biliar y carcinoma vesicular) cierran la lista de indicaciones. Establecida la necesidad de cirugía en el tratamiento de la enfermedad litiásica, la colecistectomía laparoscópica es la primera opción que se le debe brindar al paciente23.

TABLA I
Indicaciones y contraindicaciones relativas de la colecistectomía laparoscópica14,23,24,25,33,35,43,44,45,46

INDICACIONES

CONTRAINDICACIONES RELATIVAS

LITIASIS VESICULAR ASINTOMATICA
(vesícula de porcelana, poblaciones especiales, pólipos mayores de 1 cm, inmunodeprimidos)

HIPERTENSION PORTAL
EMBARAZO
COLECISTITIS AGUDA
COLEDOCOLITIASIS
OBESIDAD

LITIASIS VESICULAR SINTOMATICA

CIRUGIA ABDOMINAL PREVIA
PANCREATITIS AGUDA BILIAR
PACIENTES ANTICOAGULADOS

COMPLICACIONES DE LA LITIASIS VESICULAR
(colecistitis aguda, coledocolitiasis con o sin colangitis o pancreatitis, ileobiliar, carcinoma vesicular)

HEMOGLOBINOPATIAS
ENFERMEDAD CARDIACA
ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRONICA

Si bien puede ser discutible según el entrenamiento del equipo quirúrgico, en general, en pacientes con colecistitis asociada a cuadros de peritonitis generalizada, shock séptico a consecuencia de colangitis, conocimiento previo de carcinoma vesicular o fístulas colecistoentéricas, se prefiere la técnica abierta, ya que el tiempo necesario para efectuar la técnica laparoscópica no la justifica24.

Por otro lado, existen en el paciente situaciones clínicas previas que pueden ser rotuladas como contraindicaciones relativas, las cuales pueden determinar una mayor dificultad en la técnica laparoscópica, pero no la impiden. Se puede intentar la colecistectomía laparoscópica, y ante la menor complicación, convertirla a la técnica abierta.

La Hipertensión Portal predispone a un mayor número de complicaciones durante la técnica abierta. El desarrollo de insuficiencia hepática, dehiscencia de la herida y la tendencia a desarrollar ascitis (con extravasación por la herida) contribuyen a aumentar la morbimortalidad. La colecistectomía laparoscópica ofrece ventajas en esos casos. Sin embargo, el sangrado del lecho hepático puede tornarse incoercible por vía laparoscópica, requiriendo conversión de la técnica14,24. El embarazo, por la difusión del CO2 y su eventual efecto sobre el feto fue hasta hace poco tiempo sinónimo de contraindicación. Sin embargo, últimamente han aparecido publicaciones referidas a colecistectomías laparoscópicas en embarazadas llevadas a cabo con éxito. Se deben prever los cuidados propios de la anestesia para laparoscopía más las de la anestesia general en la embarazada25,26,27,28,29,30. Se ha comunicado el tratamiento exitoso de la colecistitis aguda por vía laparoscópica8,31,32. Sin embargo, requiere un mayor entrenamiento en la técnica debido a las posibles adherencias duodenales y colónicas, el adelgazamiento de la pared vesicular y la disminución de su consistencia, más la dificultad para el reconocimiento anatómico de la región. Por esas causas, los porcentajes de conversión son casi 7 veces mayores33,34. El desarrollo de colédocolitiasis puede dificultar la técnica laparoscópica. Sin embargo, con los medios actuales de diagnóstico y tratamiento (colangiografía endoscópica o transcística, y extracción transcística de los cálculos, o por endoscopía retrógrada), la colecistectomía laparoscópica sigue siendo una buena opción de tratamiento35,36,37,38,39,40,41,42. La obesidad no es un escollo, sino que su implementación evita una incisión abdominal que puede ser extensa y con mayores probabilidades de complicación (infección-eventración-dificultad respiratoria), resultando además fácil de llevar a cabo24. La cirugía abdominal previa es otra de las contraindicaciones relativas, por las adherencias intraabdominales que podría llegar a predisponer24. También la pancreatitis aguda biliar está ubicada en esta categoría, siendo óptimo realizar la colecistectomía laparoscópica al quinto día del episodio (si no se realizó papilotomía endoscópica temprana)43. Comunicaciones de colecistectomías laparoscópicas en pacientes anticoagulados44, y con hemoglobinopatías, han sido reportadas, aunque con algunas conversiones en la técnica45. La presencia de cardiopatías, o de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, finalmente, cierra la lista de las contraindicaciones relativas para la colecistectomía laparoscópica, debido a la posible intolerancia al neumoperitoneo. En éstos pacientes se impone hacer un exhaustivo examen funcional respiratorio y análisis de gases en sangre arterial previo a la cirugía46. Existen alternativas recientes para evitar el uso del CO2 en la instalación del pneumoperitoneo, como son el uso del helio como gas de insuflación o de un brazo metálico («Elevador Parietal de Speranza») para separar la pared abdominal anterior del hilio hepático. Ambas técnicas presentan algunos puntos en discusión, y solo estarían indicadas para pacientes con un severo déficit a nivel del intercambio gaseoso47,48,49,50

 

Conversión A La Técnica Abierta. Reoperaciones

El hallazgo de eventos inesperados, o el desarrollo de complicaciones durante la técnica laparoscópica puede obligar a la conversión del caso a la técnica abierta. Diversos centros han comunicado sus índices de conversión, que van del 1 al 14,8 %51,52,53,54,55, siendo variadas las causas que la determinaron, e influyendo la patología de base (Tabla 2). Debe recordarse que, en última instancia, la decisión de convertir la técnica queda en manos del cirujano actuante, y no debe ser tomada como complicación, sino que debe realizarse en el momento oportuno, para evitar consecuencias de gravedad en el paciente23.

La incidencia de injuria del conducto hepático común se sugiere que es mayor durante el procedimiento laparoscópico, citándose la dificultad en la identificación y movilización del conducto cístico como causal56. Una causa anestésica de conversión se ha comunicado en el caso de un paciente con hemoglobinopatía, que presentó severa hipoxemia intraoperatoria asociada con aumento en la presión pico de las vías aéreas45.

TABLA II
Causas de conversión de la técnica laparoscópica51,52,53,54,55

INJURIA O SOSPECHA DE INJURIA DEL CONDUCTO BILIAR COMUN

ANATOMIA INCIERTA

CALCULO ENCLAVADO EN EL CONDUCTO BILIAR COMUN

DIFICULTAD EN LA TECNICA

TUMORES

INJURIA DE VISCERAS

HEMORRAGIA INCOHERCIBLE

FALLA DEL INSTRUMENTAL

ERROR DIAGNOSTICO

Las reintervenciones pueden ocurrir en el postoperatorio inmediato, o a los pocos días de la operación57,58,59 (Tabla 3).

TABLA III
Causas de reoperación de colecistectomías laparoscópicas(57),(58),(59)

POSOPERATORIO INMEDIATO

POSOPERATORIO MEDIATO

LESION DE VIA BILIAR

EVENTRACION EN SITIOS DE PUNCION

HEMORRAGIAS

LITIASIS RESIDUAL

ABSCESOS

ABSCESOS

COLEPERITONEO

CUERPOS EXTRAÑOS

SEPSIS

LESIONES DEL CONDUCTO COLEDOCO

 

Técnica Quirúrgica

Para la implementación de cualquier procedimiento en cirugía laparoscópica, es necesaria la creación de un neumoperitoneo artificial que facilite la visualización y manipulación quirúrgica del contenido abdominal. Con el paciente, en decúbito dorsal, y a través de una incisión umbilical, se coloca la aguja de Veress, a fin de insuflar el gas para el neumoperitoneo. No existen diferencias de ubicación para pacientes adultos o pediátricos60 (fig. 1).


Fig. 1.- Establecimiento del neumoperitoneo a través de la aguja de Veress

Para certificar que se está en cavidad peritoneal, la aguja es llenada con solución salina normal, se abre su válvula y la solución debe caer a la cavidad peritoneal (no debe haber resistencia al flujo, ni retorno con la aspiración). Los aparatos actuales poseen un dispositivo insuflador de flujo variable, controlado electrónicamente61. Ante una presión intraabdominal de 20 mmHg se corta el flujo de gas, ya que superar dicho límite implica un mayor riesgo de que se presenten alteraciones hemodinámicas y respiratorias. Sin embargo debe recordarse que, durante la cirugía la presión intraabdominal no debe superar los 15 mmHg. Un neumoperitoneo adecuado es obtenido con 1 a 1,5 litros en los pacientes pediátricos mientras que en adultos se requieren de 2 a 4 litros62. Cuando se ha obtenido un neumoperitoneo con percusión timpánica en los cuatro cuadrantes abdominales, se coloca un trocar, por donde pasará la cámara de video para la exploración del abdomen (fig.2). Una distensión no uniforme obliga a replantear el sitio de abordaje para la insuflación de CO2 (ej.: cirugías previas)63.


Fig. 2.- Exploración abdominal translaparoscópica y técnica de la colecistectomía.

Se colocan los tres trocares restantes, bajo control videoscópico: uno de 10 mm de diámetro en el primer tercio de la línea trazada entre el xifoides y el ombligo, que en el paciente pediátrico puede ser necesario descender hasta el tercio medio de dicha línea hacia el cuadrante izquierdo (sirve para colocar clips, tijeras y coagulador). Los dos restantes se ubican a dos o tres cm del reborde costal, uno sobre la línea axilar anterior y el otro sobre la línea medioclavicular. También puede ser necesario desplazarlos en los niños, hasta 5 o 6 cm del reborde costal60,62,64 (Fig. 3).

Fig. 3.- Ubicación de los trocares de 5 y 10 mm de diámetro para la técnica de colecistectomía translaparoscópica.

Estos dos últimos pueden variarse de acuerdo al abdomen del paciente. Una vez colocados los trocares, se coloca al paciente en posición de antitrendelenburg.

El neumoperitoneo debe ser mantenido con un flujo constante de CO2, ya que éste difunde al torrente circulatorio y hacia el exterior a través de las múltiples incisiones (salidas peritrocar). Los dos trocares de 5 mm. de diámetro permiten tomar la bolsa de Hartman y el fondo vesicular para que, a través del trocar subxifoideo se pueda esqueletizar el hilio vesicular. Con cuidadosa disección se separan la Arteria Cística del Conducto Cístico y del Hepático, se ubican los clips sobre el Cístico y luego sobre la arteria, se secciona el conducto Cístico y se procede a la colangiografía para descartar cálculos del conducto colédoco. Luego se secciona la arteria, y mediante electrocauterización se diseca el lecho vesicular. Aislada la vesícula, es extraída a través del trocar umbilical, cerrándose los orificios por puntos de sutura o clips metálicos62,63.

 

Gases Para El Establecimiento Del Neumoperitoneo

El CO2 ha sido el gas de elección debido a que no es inflamable, tiene buena tolerancia para el paciente, alta difusibilidad y una rápida velocidad de eliminación pulmonar. Además es invisible y de bajo costo47,48,49. Posee un mayor margen de seguridad que el aire con respecto al riesgo de embolia gaseosa65,66, no contraindica la utilización de N2O durante la anestesia general67 y permite un rápido y efectivo control de su presión parcial a través de modificaciones de la ventilación alveolar68. El CO2 es insuflado en la cavidad peritoneal a una concentración del 100% a 1 atmósfera de presión, con lo cual su tensión parcial a través de la pared del capilar peritoneal asciende a 667 mmHg69. Esto produce una rápida difusión de gran cantidad de CO2 a la sangre, por donde es transportado hacia la circulación pulmonar de tres formas diferentes (fig.4):

Fig. 4.- Pasaje del CO2 intraabdominal a un vaso sanguíneo, y sus diferentes formas de transporte hacia la circulación pulmonar (70)

  1. Disuelto

  2. Como Bicarbonato
  3. Combinado con proteínas

El gradiente de presión de CO2 entre el peritoneo y la sangre que perfunde el abdomen hace que pase CO2 al compartimento sanguíneo. La mayor parte del CO2 entra en el eritrocito, mientras una pequeña parte queda disuelta en plasma. El CO2 disuelto ejerce una presión (Ley de Henry) que se mide como PaCO270. Esta pequeña porción es un factor crítico que determina el movimiento del CO2 hacia y desde la sangre.

Una forma indirecta de conocer la PaCO2 es a través de la medición de PETCO2. En el sujeto en reposo, la P(a-et)CO2 es de 1-2 mmHg. Severinghaus y col. establecieron una diferencia de 2,1 a 4,4 mmHg como resultado de la inducción anestésica y la ventilación artificial71, mientras que Nunn y Hill hallaron una diferencia de 4,6 (+/- 2,5 mmHg), la cual fue independiente del volumen corriente o de si la ventilación era espontánea o controlada72. Pero la variación puede ser entre 2 y 9 mmHg en pacientes sanos bajo anestesia general. Con todos éstos datos, existió la sensación de que la determinación de la PetCO2 era una razonable estimación de la PaCO2, y que la canulación arterial era innecesaria73. Sin embargo Brampton y Watson establecieron que la P(a-et)CO2 era mayor durante las cirugías con neumoperitoneo con CO2 que en aquellas que no lo requerían74. Además se observó que la P(a-et)CO2 no era constante durante la cirugía (probablemente por cambios en la temperatura corporal, administración de agentes anestésicos, posición quirúrgica y flujo sanguíneo pulmonar75), y que también resultaba afectada por diversos factores que alteran el espacio muerto alveolar [aumenta en la enfermedad pulmonar, la hipovolemia y la posición de antitrendelenburg, y disminuye con el aumento del V.M. cardíaco, la hipercapnia (ej. embarazo) y la ventilación con grandes volúmenes corrientes76]. Por lo tanto, a veces la PETCO2 es un índice imperfecto de la PaCO2. Aunque la absorción de CO2 no tiene mayor repercusión hemodinámica en pacientes jóvenes y sanos, la retención puede ser importante en pacientes con enfermedad cardiopulmonar previa o con aumento del espacio muerto respiratorio, determinando una significativa acidosis respiratoria46,77. Por ello se han buscado otras alternativas. Si bien el N2O y el aire se utilizaron satisfactoriamente en la creación del neumoperitoneo durante procedimientos ginecológicos diagnósticos78, no resultan apropiados ante la necesidad de utilizar electrocoagulación en procedimientos de excéresis79. Además, el N2O es apenas menos soluble que el CO2, y el aire es cinco veces más letal66. Fitzgerald y col. establecieron la ausencia de hipercapnia o acidosis durante el neumoperitoneo con helio en perros anestesiados con enfisema pulmonar inducido por inhalación de papaína47. Bongard y col., a su vez lo utilizaron en una paciente joven sin patología respiratoria para ser intervenida en una colecistectomía laparoscópica. Arribaron a la conclusión de que resulta una excelente alternativa para evitar la acidosis respiratoria, relacionada con la absorción de CO248. Sin embargo, una embolia con un gas tan insoluble como el helio puede ser mas severa que con CO2. Para minimizar el riesgo Fitzgerald preconiza el uso de una cánula intraperitoneal colocada con técnica abierta (no por punción a ciegas), y el comienzo del neumoperitoneo con CO2. Una vez establecido éste con seguridad, el helio puede continuar manteniendo al neumoperitoneo.

 

Cambios Fisiopatológicos Durante La Colecistectomía Laparoscópica

I) Con la posición de Trendelenburg:

Una vez establecida esta posición, deben confirmarse la ventilación de ambos pulmones y la correcta localización del tubo orotraqueal ya que el mediastino puede desplazarse hacia cefálico, causando el pasaje de un tubo correctamente fijado en la cara al interior del bronquio fuente derecho80 (debe tenerse en cuenta que ésta posición no siempre es utilizada para efectuar el neumoperitoneo, y que, cuando se la utiliza, el paciente permanece en ella durante un corto lapso)

a) Aparato Respiratorio

Disminuye la distensibilidad pulmonar, la capacidad residual funcional(CRF), así como también la capacidad vital (CV)77,81.

b) Aparato Circulatorio

El cambio inicial es un rápido desplazamiento de sangre (aproximadamente 500 a 1000 cc), desde los miembros inferiores hacia la circulación general. Esta sobrecarga de volumen sanguínea es bombeada por el corazón derecho, determinando un incremento inicial del volumen minuto cardíaco, lo que condiciona el aumento de la presión hidrostática a nivel del arco de la aorta y la bifurcación carotídea. El aumento de la presión hidrostática determina una estimulación de los barorreceptores, causando una vasodilatación general refleja con la consiguiente disminución del volumen sistólico y del volumen minuto cardíaco. Todo esto lleva a una menor perfusión de los órganos vitales82.

II) Con la posición de antitrendelenburg:

a) Aparato Respiratorio:

La variación fundamental es el aumento de la capacidad residual funcional83, cambio que se contrarresta por la acción del neumoperitoneo.

b) Aparato Circulatorio:

Dada la abolición de la acción de bomba de la musculatura de los miembros inferiores durante la anestesia, ésta posición facilita una rémora sanguínea que puede superar los 500 cc.. Además, con la respiración a presión positiva intermitente (IPPV), la fase inspiratoria intratoráxica (normalmente a presión subatmosférica) se convierte en supraatmosférica, y, a menos que sea cuidadosamente regulada, constituye una impedancia adicional al retorno de la sangre venosa al corazón derecho84. Estas fuerzas actúan disminuyendo la perfusión sistémica por disminución del retorno venoso y del volumen minuto cardíaco85.

Así, se observa:

  1. Disminución del retorno venoso

  2. Reducción del llenado y presión en la aurícula derecha86.
  3. Disminución en la velocidad de llenado ventricular85.
  4. Caída del volumen sistólico y del volumen minuto cardíaco87.
  5. Caída inicial de la tensión arterial media (TAM).

Esto pone en marcha mecanismos compensadores a través, fundamentalmente, de la estimulación de los baroreceptores, determinando:

Por esta razón no es aconsejable utilizar en la anestesia un líquido volátil únicamente, ya que son potentes depresores miocárdicos, y algunos, como el isofluorano tienen una gran acción vasodilatadora. Es de tener en cuenta, además, la acción inhibitoria del reflejo baroreceptor que posee el halotano. Si se agotara la reserva compensadora, el resultado sería una caída de la tensión arterial, que en el caso de perpetuarse, podría llevar al colapso cardiovascular. Estos hechos adquieren mayor importancia cuando existe una reducción previa del volumen sanguíneo, cualquiera sea su origen.

A nivel de la circulación pulmonar ocurre una reducción del flujo en las zonas apicales del pulmón, incrementándose en las inferiores, hecho que condiciona el aumento sustancial del espacio muerto fisiológico (VDfis).

En las arterias coronarias el factor principal que regula su flujo es la presión aórtica. Si se presenta hipotensión, en especial si existe un lecho coronario estrechado, con un sistema de arterias rígidas y por ende con poca capacidad de autorregulación, el flujo coronario puede reducirse en forma peligrosa. Por otro lado el aumento de la frecuencia cardíaca (sea de origen reflejo o farmacológico) puede acentuar el cuadro de insuficiencia coronaria.

De la fisiopatología de la posición de antitrendelenburg surgen sus contraindicaciones86:

  1. Por shock hipovolémico (hemorragia o deshidratación severa)

  2. Por medicamentos.

III) Con la instauración del neumoperitoneo

  1. Aparato Respiratorio

    Se produce una disminución de la CRF y la complacencia pulmonar, con aumento de la presión de las vías aéreas88. También se facilita la aparición de atelectasias. Sin embargo, éstos cambios pulmonares se reducen cuando el paciente es colocado en posición de Fowler, al tiempo que se incrementan las alteraciones circulatorias.

  2. Aparato Circulatorio

    El aumento de la presión intraabdominal puede provocar cambios de importancia en la hemodinamia del paciente. Cuando la presión del neumoperitoneo excede los 25 - 30 mmHg el incremento de la presión intraabdominal reduce el retorno venoso a las cavidades derechas, lo que se traduce en la disminución de la PVC. Coincidentemente disminuye el llenado ventricular izquierdo y el volumen minuto cardíaco89. Además se incrementa la resistencia vascular sistémica en forma proporcional al aumento de la presión intraabdominal69,87,90,91. La caída de la tensión arterial se acentúa cuando el paciente es colocado en posición de antitrendelenburg, por lo que es importante una adecuada hidratación previa a éste paso para mantener la volemia y prevenir la hipotensión92,93,94,95.

 

Técnica Anestésica

Premedicación: en caso de ser necesario calmar una excesiva ansiedad, se pueden prescribir benzodiacepinas por vía oral.

Sedación preoperatoria: la asociación droperidol-fentanilo permite aprovechar el efecto antiemético del primero, y el tranquilizante del droperidol. Se puede complementar la sedación con el uso de benzodiacepinas de acción corta si se lo considera conveniente (midazolam).

Hidratación: En primer lugar se coloca la venopuntura en el brazo contrario a la zona de ubicación del equipo de video. Se comienza a hidratar con solución fisiológica o de Ringer Lactato a razón de 8 a 10 ml/kg./h22, a fin de prevenir la hipotensión arterial que puede presentarse cuando se coloca al paciente en posición de antitrendelenburg en presencia de neumoperitoneo.

Inducción: durante la misma, es de importancia evitar la distensión estomacal durante la ventilación con máscara, ante el riesgo de punción gástrica durante la inserción del trocar. Con respecto a las drogas inductoras, no existen contraindicaciones en pacientes normales para ninguna de las habitualmente utilizadas. En un trabajo comparativo entre propofol y tiopental en cirugía laparoscópica se observó que, en los pacientes que recibieron propofol a razón de 2 mg/kg. las presiones sistólica y diastólica y la frecuencia cardíaca disminuyeron en mayor medida respecto del grupo con tiopental, mientras que en éste último los pacientes permanecieron con somnolencia por más tiempo96,97. Por otro lado, la importancia del efecto antiemético directo del propofol durante la cirugía laparoscópica aún no ha sido bien establecido, requiriéndose futuros estudios al respecto98,99. Resulta imprescindible la intubación endotraqueal con tubo con manguito inflable, a fin de lograr un perfecto sellado de la vía aérea. Esto, junto con la ventilación a presión positiva intermitente asegura la protección de la vía aérea (ante el riesgo aumentado de regurgitación de contenido gástrico), y el control de la ventilación para el mantenimiento de la normocapnia. Inmediatamente después de la intubación endotraqueal se debe colocar una sonda naso u orogástrica, (es preferible ésta última por ser menos traumática), la cual se extrae antes de extubar al paciente. La sonda permite la descompresión gástrica, reduciendo el riesgo de punción visceral con el trocar. Además, facilita la visualización de la vesícula por parte del cirujano, y disminuye la incidencia de náuseas y vómitos postoperatorios. La atropina, durante la preinducción puede ser utilizada para prevenir las bradiarritmias producidas por el propofol, y durante la cirugía para corregir las desencadenadas por efectos vagales a partir del neumoperitoneo100. Los narcóticos, utilizados como medicación preanestésica, o como base de la anestesia balanceada o intravenosa total, han sido empleados con éxito en la colecistectomía laparoscópica. El fentanilo, opioide sintético ampliamente utilizado en la práctica anestésica actual, presenta un rápido inicio de acción, una potencia 100 veces mayor que la morfina, buena estabilidad cardiovascular, y mínima liberación de histamina. Sin embargo, ha sido relacionado con la producción de espasmo del esfinter de Oddi, lo cual puede aparecer en la colangiografía con la misma imagen de un cálculo enclavado en el conducto colédoco, y provocar una innecesaria conversión de la técnica101. Aún así, la incidencia de espasmo del esfinter duodenal relacionada con la administración de narcóticos como parte de la anestesia balanceada fue de solo 3% en la serie de Jones y col.102, y dicha complicación puede ser revertida mediante naloxona103, o nalbufina104.

No hay contraindicaciones para un relajante neuromuscular determinado, pero las preferencias se inclinan por los no despolarizantes de duración de acción intermedia, como el vecuronio y el atracurio105,106. Ambos dan buenas condiciones para la intubación traqueal y el mantenimiento, aunque el reemplazo de la succinilcolina por vecuronio no modificó la presencia de dolor muscular en el postoperatorio107.

Para el mantenimiento se recomienda utilizar técnicas anestésicas combinadas o endovenosas. Las razones son:

a) La concentración alta de anestésicos halogenados provoca depresión miocárdica e hipotensión arterial, factores que agravan más aún los cambios fisiopatológicos ocasionados por el neumoperitoneo y la posición de antitrendelenburg. No conviene utilizar halotano, ya que la hipercapnia en presencia de éste halogenado sensibiliza al miocardio a la acción de las catecolaminas, con la consiguiente aparición de arritmias. Una alternativa a ésto es la utilización de isofluorano108 o sevofluorano109, que además tienen la ventaja de tener un bajo coeficiente sangre/gas, lo que favorece la eliminación rápida del agente anestésico del organismo110,111.

b) La utilización de N2O y narcóticos reduce la demanda de anestésicos halogenados. Sin embargo, la utilización del N2O ha sido controversial durante la cirugía abdominal. El N2O difunde desde la sangre hacia las cavidades corporales cerradas con contenido aéreo más rápido de lo que el nitrógeno puede salir de ellas. Por otro lado, el volumen de gas en la luz intestinal se ha visto incrementado hasta en un 200 % en perros anestesiados durante cuatro horas con N2O al 75 %112. La distensión abdominal ha sido considerada causante de la disminución de la contractilidad intestinal como resultado de reflejos intestino-intestinales, junto con una disminución de la perfusión intestinal. Esto condiciona a su vez una mayor manipulación en el intraoperatorio, lo que podría influir en el retardo de la recuperación de la función intestinal. El agua y los electrolitos son secretados en la luz del intestino no funcionante, empeorando la distensión y prolongando los requerimientos de fluidos intravenosos en el período postoperatorio. Scheining y col., en un estudio sobre 40 pacientes pasibles de cirugía colónica, hallaron que en el grupo sin N2O había una menor distensión del intestino delgado y grueso, y que las condiciones operatorias eran mejores que en el que sí había utilizado, con una más rápida recuperación del tránsito intestinal, y requiriendo una menor permanencia en el hospital113. Alexander y cols. han postulado un rol activo del N2O en la génesis de náuseas y vómitos postoperatorios, llevando su incidencia dos veces por encima de su grupo control114. Buffington reportó a su vez 3,5 veces más incidencia en su serie115. Los mecanismos postulados para las náuseas y vómitos postoperatorios inducidos por N2O son:

c) El uso de propofol en infusión continua combinado con N2O y narcóticos es una alternativa válida, aunque se observó hipotensión arterial en éstos pacientes123,124.

d) La infusión intravenosa continua de midazolam y ketamina también puede ser empleada con éxito y se vio una mayor estabilidad hemodinámica en éstos pacientes125.

e) La procaína en infusión intravenosa continua es otra alternativa como complemento de una anestesia general combinada126, aunque no hay comunicaciones de su uso en colecistectomía laparoscópica.

f) Se puede utilizar cualquier sistema de administración de gases frescos. Cuando se utiliza el circuito coaxial Mappleson D (Bain) se recomienda un aumento del flujo de gases frescos del orden del 45 % (80-100 cc/kg. de peso) a fin de mantener la normocapnia127.

Al finalizar la intervención quirúrgica se decurariza al paciente (según necesidad), se extrae la sonda oro o nasogástrica previo a la extubación y se provoca una insuflación inspiratoria máxima para permitir una mayor salida de CO2 desde el abdomen y que reexpandan nuevamente las zonas del pulmón atelectasiadas por el neumoperitoneo.

Por todo lo expuesto, la anestesia general balanceada es la técnica de elección.

No obstante, la anestesia regional epidural continua fue utilizada con éxito en un paciente con fibrosis quística y severa enfermedad pulmonar128. Sin embargo, para controlar el estímulo quirúrgico puede ser necesario un bloqueo hasta T2, lo cual puede conducir a una severa depresión miocárdica, y disminución del retorno venoso, potenciando los efectos hemodinámicos negativos del neumoperitoneo y la posición quirúrgica. El uso de narcóticos para suplementar la analgesia puede disminuir los reflejos protectores de la vía aérea, y deprimir la función ventilatoria, acrecentando la hipercapnia condicionada por el neumoperitoneo en pacientes despiertos. Por último, los cambios de posición requeridos por la técnica laparoscópica, la irritación diafragmática producida por el CO2 peritoneal y el desarrollo de complicaciones que conduzcan a la conversión de la técnica, pueden ser situaciones no bien toleradas por el paciente.

La anestesia local no ha sido comunicada durante colecistectomías laparoscópicas, reservándose su uso solo como coadyuvante en el tratamiento del dolor postoperatorio129.

 

Manejo Respiratorio

El aumento de la PaCO2 ocurre con frecuencia89, siendo primordial tratarla de inmediato ya que induce la génesis de arritmias cardíacas130,131. La hipercapnia se puede producir por difusión del CO2 desde la cavidad abdominal al torrente sanguíneo o por hipoventilación inadvertida63,132).

En los pacientes bajo anestesia general para colecistectomía laparoscópica mantenidos con respiración espontánea se observó:

  1. Aumento leve de la frecuencia respiratoria (FR), para tratar de compensar la PaCO2 elevada.

  2. Disminución del VC y aumento de la presión de las vías aéreas a causa del neumoperitoneo.

Todo ésto determina un aumento mayor de la PaCO2 por la dificultad en la eliminación del CO2, ya que la misma es directamente proporcional a la ventilación alveolar, la cual es a su vez más influida por el volumen corriente que por la FR (ya que el aumento del VC previene las atelectasias provocadas por el neumoperitoneo)133. Wahba y Mamazza establecieron que era necesario un aumento del 12 al 16 % en la ventilación alveolar para mantener la PaCO2 en niveles aceptables (normocapnia) 134, mientras que Tan y col. fueron más generosos llevando el aumento del VM al 20-40%135. Esto avala la necesidad de mantener al paciente bajo respiración controlada durante la colecistectomía laparoscópica69,77,81. Para ello es aconsejable utilizar un ventilador volumétrico, ya que con los ventiladores a presión el volumen corriente y el tiempo inspiratorio se relacionan directamente con la distensibilidad pulmonar, e inversamente con la resistencia de las vías aéreas y la impedancia del circuito136. En presencia del neumoperitoneo la distensibilidad está disminuida y hay un aumento de la resistencia de las vías aéreas88, razones por las que disminuyen el volumen corriente y el tiempo inspiratorio si se utiliza un ventilador a presión. No debe olvidarse que es preferible el aumento del volumen corriente aproximadamente entre 12 y 15 ml/kg., lo que permite evitar las atelectasias y facilitar la eliminación del C02 por el pulmón137. Además resulta fundamental la relajación neuromuscular mientras dure el neumoperitoneo, no sólo para facilitar la labor quirúrgica, sino también para relajar la musculatura de la «cincha abdominal», evitando la compresión de la vena cava inferior (VCI) y facilitando el retorno venoso desde las extremidades inferiores46. Todo ésto evitará una hipotensión adicional69.

 

Elementos De Monitoreo

El monitoreo electrocardiográfico, de la tensión arterial no invasiva, de la oximetría de pulso, de la capnometría de fin de espiración, el de la presión de la vía aérea, de la temperatura corporal y de la función neuromuscular deben ser de uso rutinario durante las colecistectomías por vía laparoscópica. En pacientes comprometidos a nivel de su función cardiopulmonar se impone establecer un monitoreo más agresivo de sus parámetros vitales, incorporando una línea arterial para medición de presiones y muestreo seriado de gases en sangre, y sonda vesical para controlar la función renal46.

El seguimiento de la capnografía de fin de espiración (PETCO2) es imperioso a fin de ajustar la ventilación para mantener la normocapnia (Fig. 5).

Fig. 5.- Aumento gradual de la PetCO2, que se ve como una progresión de la onda de PETCO2 en la capnografía.

Además es un monitoreo muy valioso para la detección temprana de embolia gaseosa. El doppler ultrasónico precordial es el método más sensible y precoz para el diagnóstico de embolia gaseosa, pero su uso no es de rutina, debido a la baja incidencia de ésta potencialmente grave complicación138.

El control de la temperatura corporal adquiere importancia ante la pérdida de calor (por vasodilatación) que puede provocar la hipercapnia.

El monitoreo de la función neuromuscular asegura una adecuada parálisis, a fin de reducir la presión generada por el neumoperitoneo, y brindar mayor seguridad durante el manipuleo videoscópico de estructuras sensibles, como es la vía biliar.

El monitoreo de la presión en la vía aérea es fundamental durante la ventilación controlada de pacientes bajo anestesia general, a fin de minimizar el riesgo de barotrauma. Esto cobra particular importancia en pacientes con neumoperitoneo para colecistectomía laparoscópica, a causa de la variedad de insufladores de CO2 existentes en plaza, y las presiones que se alcanzan durante el procedimiento61.

El agregado de parámetros respiratorios en los modernos monitores, junto con las curvas de función ventilatoria que presentan a través de espirometría en línea («breath to breath») nos muestran información al instante acerca de la causa del incremento en la presión de la vía aérea, disminución de la complacencia, o aumento en la resistencia de la vía aérea139. La intubación endobronquial inadvertida que puede ocurrir durante la instalación del neumoperitoneo es fácilmente diagnosticada por los cambios en las curva presión-volumen y flujo-volumen, aún antes que la caída en la saturación de O2 arterial, y las variaciones en la PETCO2 (Fig. 6 y 7).

Fig. 6.- Intubación endobronquial. Monitoreo de la curva de Presión/Volumen durante la introducción del tubo (1), y luego de retirarlo 3 cm (2). Tomado de139

Fig. 7.- Intubación endobronquial. Monitoreo de la introducción del tubo (1), y luego retirarlo 3 cm (2), a través de la curva Flujo/Volumen. Tomado de139

Asimismo puede monitorearse la compresión que produce el neumoperitoneo sobre la cavidad torácica en el transcurso de la operación (Fig. 8 y 9).

Fig. 8.- Monitoreo de la disminución de la distensibilidad torácica a través de la curva Presión/Volumen, causa del establecimiento del neumoperitoneo. Tomado de139

Fig. 9.- Monitoreo de la disminución de la distensibilidad torácica a través de la curva de Flujo/Volumen, luego del establecimiento del neumoperitoneo. Tomado de139

 

Complicaciones Intraoperatorias

Si bien la cirugía que utiliza la técnica laparoscópica se muestra menos cruenta y brinda un mayor confort postoperatorio al paciente, no está exenta de complicaciones140.

La incidencia total de complicaciones va desde el 2 al 5,1 %51,141,142,143, presentando una mortalidad del 0,04 al 0,2 %144,145,146,147,148,149. Los pacientes tratados para colecistectomía, tienen mayores posibilidades de complicación respecto de la población de laparoscopías diagnósticas, debido fundamentalmente a diferencias etarias, de patologías previas, y de extensión del tiempo quirúrgico.

El colapso cardiovascular con parada cardíaca durante laparoscopía ha sido reportado por Shifren y cols150, requiriendo laparotomía de urgencia para abandonar el neumoperitoneo a fin de reiniciar el ritmo cardíaco. Asimismo Brantley151 y Ostman152 han comunicado eventos similares. Las causas posibles incluyen hipercapnia, anoxia por hipoventilación durante la anestesia, disminución del retorno venoso y del gasto cardíaco secundarios al aumento de la presión intraabdominal, embolismo gaseoso e intensa respuesta vagal a causa de la distensión peritoneal.

Scott, en 1970, estableció una incidencia de arritmias del 27 % durante las laparoscopías diagnósticas utilizando halotano y ventilación espontánea153. Desmond y col.154, y Gordon y col.155 reportaron arritmias con el incremento de la PaCO2 en pacientes ventilando espontáneamente bajo anestesia con halotano, indicando la necesidad de ventilar mecánicamente a los pacientes para laparoscopía. Lewis y cols. encontraron que la PaC02 puede estar mas elevada luego de finalizar el procedimiento, sugiriendo que estos pacientes pueden desarrollar arritmias cardíacas después del acto anestésico, independientemente del tipo de ventilación empleado. Además la insuflación produce un estiramiento del mesenterio, con la consecuente reacción vagal y la producción de arritmias156. Más recientemente, Miles, estableció que un 47 % de sus pacientes presentaron arritmias durante la laparoscopía, de las cuales el 30 % fueron bradiarritmias (incluyendo asistolia)157. La hipercapnia puede producir taquicardia sinusal y extrasístoles ventriculares, aunque deben tenerse en cuenta los diagnósticos diferenciales de esas arritmias (falta de plano anestésico, hipoxia y embolismo gaseoso)158. Se previenen manteniendo el neumoperitoneo por debajo de 15 mmHg para evitar la disminución del retorno venoso, y la retención de CO2 con la consecuente hipercapnia.

Hipotensión arterial: la hipotensión arterial intraoperatoria durante cirugía que requirió neumoperitoneo pudo ser certificada por Rose et al. en una población de más de 500 pacientes. Esta pudo estar relacionada con la disminución del gasto cardíaco secundaria a la disminución del retorno venoso por compresión de la VCI89,94,159,160, o a la posición de antitrendelenburg. Otras causas menos comunes de hipotensión arterial incluyen bradicardia secundaria a estimulación vagal, hipoxia, embolismo gaseoso, neumotórax, y sobredosis de anestésicos. El volumen de fluidos intravenosos infundidos en el intraoperatorio, y evitar excesivo declive en la posición de antitrendelenburg pueden evitar ésta complicación.

Aspiración de contenido gástrico: La posición de Trendelenburg, más el incremento de la presión intraabdominal (con el consecuente retardo en el vaciamiento gástrico) predisponen al paciente anestesiado a esta complicación. La obesidad y la prolongación del tiempo quirúrgico aumentan el riesgo. Además, las náuseas y los vómitos no son infrecuentes en cirugía del abdomen superior, y una incidencia de hasta el 42 % ha sido referido en colecistectomía laparoscópica69,96,161. El uso del tubo endotraqueal con balón inflable asegura la vía aérea de posibles aspiraciones de contenido gástrico. Asimismo, los fármacos antieméticos como la metoclopramida, droperidol u ondancetrón, de anestesia local en la zona de la herida, o de antiinflamatorios no esteroideos en lugar de opiodes para el tratamiento del dolor postoperatorio, y la utilización de rutina de la sonda nasogástrica durante el procedimiento son métodos efectivos para disminuir la incidencia de náuseas y vómitos en el postoperatorio de la colecistectomía laparoscópica. Parris y Lee han reportado una disminución en la incidencia de náuseas y vómitos postoperatorios administrando ketorolac (60 mg IM) luego de la inducción, metoclopramida en el intraoperatorio (10-20 mg IV), y droperidol profiláctico (0,625 mg IV) antes del final de la cirugía162. Si la aspiración ocurrió, debe aspirarse el contenido traqueal antes de iniciar ventilación a presión positiva con 100 % de O2, a fin de prevenir atelectasia e hipoxia163.

Hipotermia: ocurre si el procedimiento se prolonga, especialmente en la etapa de aprendizaje del equipo quirúrgico, ya que la hipercapnia produce una vasodilatación periférica con la consiguiente pérdida de calor22. También puede tener importancia en la génesis de la misma el hecho de usar fluidos intravenosos a temperatura ambiente, gases anestésicos secos y fríos, o soluciones frías de irrigación al final de la cirugía164.

El monitoreo de la temperatura en éstos pacientes, además de la utilización de humidificadores y calentadores en el circuito de administración de anestésicos inhalatorios, y si fuere necesaria una enérgica reposición de fluidos, calentarlos, colaborarán a disminuir la incidencia de ésta complicación en el postoperatorio.

Neumomediastino, neumopericardio, neumotórax y enfisema subcutáneo: durante la técnica laparoscópica, el gas puede pasar desde la cavidad abdominal a causa de defectos congénitos o puntos débiles en el diafragma. El CO2, así, diseca a lo largo de los vasos sanguíneos, pudiendo provocar un neumomediastino165,166, neumopericardio167, o neumotórax168,169,170. Otra causa de neumotórax puede ser la ubicación intercostal de los trocares secundarios, por encima de la decimosegunda costilla171, o por barotrauma durante la ventilación a presión positiva intermitente172. El enfisema subcutáneo puede ser consecuencia de lo anterior, o presentarse solo, a causa de la incorrecta ubicación del trocar de insuflación, escapes de CO2 peritrocar, o mala utilización del insuflador163,165,173.

Embolia gaseosa: es una rara, pero potencialmente fatal complicación de la cirugía que requiere de la técnica del neumoperitoneo. Existe literatura referida a laparoscopías ginecológicas138,174, y la reciente técnica de colecistectomía laparoscópica ya comienza a mostrar su incidencia175. Mckenzie sugirió que el CO2 podría entrar en la circulación durante la laceración de vasos venosos, a causa del incremento de la presión intraabdominal176, mientras que Greville y col. comunicaron un caso de embolia aérea leve cuando el sistema de enfriamiento del láser que utilizan inyectó aire directamente en la circulación intrahepática durante una inadvertida laceración del órgano, al despegar la vesícula177. La colocación de la aguja de Veress (a ciegas) sobre un vaso sanguíneo, puede ser otro de los mecanismos involucrados175.

La dosis letal de CO2 intravenoso resultó ser de 25 ml/kg. en perros anestesiados, mientras que con solo 1/5 de esa dosis de aire intravenoso, se obtuvieron los mismos efectos66. El embolismo puede ocurrir en el intra o en el postoperatorio inmediato, pudiendo producir un colapso cardiovascular potencialmente irreversible141,142,175,178,179,180,181. Cuando el volumen crítico de gas alcanza el ventrículo derecho, crea un atrapamiento aéreo en el tracto de salida pulmonar, el cual impide la circulación pulmonar182. Esta obstrucción al flujo pulmonar conduce rápidamente a la falla del ventrículo derecho, con una caída catastrófica en el flujo venoso pulmonar y en la eyección del ventrículo izquierdo. Si la cantidad de gas embolizado es grande el valor de la CO2 teleespiratoria aumenta en un primer momento, pudiendo aparecer luego una caída abrupta de la CO2 en pocas respiraciones, en caso de falla del corazón derecho60. Los cambios en los tonos cardíacos ocurren mas tarde. Por lo general la embolia se manifiesta primero con hipotensión y arritmias62. El tratamiento consiste en colocar al paciente en decúbito lateral izquierdo y con la cabeza descendida para impedir el pasaje del gas embolizado al sistema pulmonar, la hiperventilación con presión positiva intermitente (IPPV), con oxígeno al 100 % (cortar el N2O en el caso de que se lo esté utilizando)183. Otra medida terapéutica para impedir una mayor entrada de gas a las cavidades derechas es el aumento de la presión en el sector venoso, lo cual se consigue con la hiperinsuflación de los pulmones. Un catéter de grueso calibre en vena yugular interna que llegue a la aurícula derecha para aspiración del CO2 embolizado puede ser definitorio. Si se está en presencia de un colapso cardiovascular, tratar el mismo.

Hipertensión arterial: La absorción de CO2 con la consiguiente hipercapnia podría estimular el sistema nervioso simpático, produciendo taquicardia e hipertensión184. Otras causas pueden ser inadecuada profundidad anestésica e hipoxia. La hipertensión intraoperatoria es más común en pacientes con hipertensión esencial185. El tratamiento consiste en aumentar la ventilación (si la hipercapnia esta presente) y la profundidad anestésica, más la administración de drogas vasodilatadoras (nitroglicerina, nitroprusiato de sodio) si no se corrige con lo anterior.

Neuropatía periférica: Johnston y cols. han comunicado 2 casos de neuropatía en miembro inferior en pacientes obesos durante colecistectomía laparoscópica, aparentemente por compresión o estiramiento. El inconveniente no volvió a producirse asegurando el acolchonamiento y la estabilidad de los miembros inferiores a la mesa de operaciones186.

Ruptura diafragmática: es una complicación poco frecuente a consecuencia del manipuleo quirúrgico. Puede requerir laparotomía para corrección69.

Punción de vasos sanguíneos de grueso calibre: La hemorragia intraoperatoria puede ser difícil de reconocer y cuantificar debido a la magnificación visual utilizada y el estrecho campo quirúrgico. La no hemostasia de la arteria Cística, o la lesión de la arteria Hepática o del hígado, puede conducir a una significativa hemorragia que requiera laparotomía69,92. La Aorta, la Vena Cava Inferior y los vasos Ilíacos presentan alto riesgo de injuria a causa del trocar umbilical163,187,188. La cuidadosa inserción de la aguja de Veress y del trocar umbilical, y el monitoreo videoscópico de los demás trocares es de fundamental importancia para evitar ésta complicación.

Perforación de vísceras: puede ocurrir durante la inserción del trocar, o durante la disección de la vesícula, requiriéndose corrección por laparotomía69,92,189,190.

Un bajo porcentaje de pacientes refiere omalgia y dolor abdominal. Esto se debe a la irritación que produce el CO2 a nivel diafragmático y peritoneal. Se los trata con analgésicos comunes191.

En caso de existir hipoxemia, debe tenerse en cuenta que la etiopatogenia mas frecuente es el aumento del cortocircuito derecha-izquierda intrapulmonar, que puede estar provocado por varios procesos. Una de las causas son las atelectasias que se producen por colapso de un lóbulo o de un segmento (el neumoperitoneo favorece la aparición de éstas atelectasias; más aun si al finalizar la anestesia no se realiza la insuflación máxima de los pulmones que permite la reexpansión de éstas áreas). Otros factores que aumentan el grado de hipoxemia son: la edad avanzada, la presencia de escalofríos postanestésicos ocasionados por lo general por los anestésicos halogenados y la disminución del gasto cardíaco. Por todo esto se recomienda colocar al paciente en posición semisentada con cánula nasal o máscara enriquecida con oxígeno en el postoperatorio inmediato, en especial si son pacientes de edad avanzada o con patología pulmonar previa, que manifiestan una baja PaO2192.

La intubación endobronquial inadvertida puede ser una de las causas de hipoxemia, y ocurrir a consecuencia del neumoperitoneo, el cual desplaza el diafragma, y en consecuencia, un tubo fijo a la cara del paciente puede migrar hacia un bronquio fuente193,194.

Pueden producirse lesiones instrumentales y por fuga de corriente eléctrica, a veces fuera del alcance visual, lo cual incrementa las consecuencias195,196.

Las colecciones postoperatorias pueden ser motivo de reintervenciones, adjudicándose la causa a la caída de cálculos biliares durante la colecistectomía59.

El hallazgo de patologías inesperadas (tumores, anormalidades del conducto biliar, etc.) puede requerir laparotomía para completar la cirugía92.

 

CONCLUSION

La colecistectomía laparoscópica es una técnica novedosa, que presenta una serie de ventajas respecto de la técnica abierta, pero que no está exenta de complicaciones. Un profundo conocimiento de la técnica quirúrgica y de sus implicancias fisiopatológica brindarán mayor seguridad al acto anestésico.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Cuschieri A: Laparoscopic cholecystectomy. Br J Hosp Med 1991, 45: 65-75.

  2. Graver N: The future of surgery is less invasiveness. J Laparoendosc Surg 1990, 1: 57-58.

  3. Paterson-Brown S, Garden O, Carter DC: Laparoscopic cholecystectomy. Br J Surg 1991, 78: 131-132.

  4. Reddick E, Olsen DO: Outpatient laparoscopic laser cholecystectomy. Am J Surg 1990, 160: 485-487.

  5. Dubois F, Berthelot G, Levard H: Cholecystectomie par coelioscopie. Presse Med 1989, 18: 980-982.

  6. Decoud J, Kaplan J, Morgante P: Colecistectomía laparos-cópica. Rev Argent Cirug 1991, 61: 45-62.

  7. Ferraina P: Colecistectomía laparoscópica. Arch Argentina Ap Dig 1990, 4: 147-149.

  8. Flowers J, Bailey R, Scovill W, et al.: The Baltimore experience with laparoscopic management of acute cholecystitis. Am J Surg 1991, 161: 388-392.

  9. Luna GK, Heimbach DM, Olson H, Hanson J: Hospital stay following biliary tract surgery: a comparison of two community hospitals. Arch Surg 1986, 21: 693-696.

  10. Joris J, Cigarini M, Legrand M, y col.: Metabolic and respiratory changes after cholecystectomy performed via laparotomy or laparoscopy. Br J Anaesth 1992, 69: 341-345.

  11. Craig DB: Postoperative recovery of pulmonary function. Anesth Analg 1981, 60: 46-52.

  12. Ford GT,Whitelaw WA, Rosenthal TW, et al.:Diaphragm funtion after upper abdominal surgery in humans. Am Rev Respir Dis 1983, 127: 431-436.

  13. Frazee RC, Roberts JW, Okeson GC, et al.:Open versus laparoscopic cholecystectomy: a comparison of postoperative pulmonary function. Ann Surg 1991, 213: 651-653.

  14. Dion YM, Morin J: Laparoscopic cholecystectomy: a report of 60 cases. Can J Surg 1990, 33: 483-486.

  15. Putensen-Himmer G, Putensen C, Lammer H,y col.: Comparison of postoperative respiratory function after laparospy or open laparotomy for cholecystectomy. Anes-thesiology 1992, 77: 675-680.

  16. Craig DB: Postoperative recovery of pulmonary function. Anesth Analg 1981, 60: 46-52.

  17. Rademaker BM, Ringers J, Odoom JA, y col.: Pulmonary function and stress response after laparoscopic chole-cystectomy. Comparison with subcostal incision and influence of thoracic epidural analgesia. Anesth Analg 1992, 75: 381-385.

  18. Kushner I, Gewurz H, Bensen MD: C- Reactive protein and the acute phase response. J Lab Clin Med 1981, 97: 739-745.

  19. Kehler H. Modifications of responses to surgery and anesthesia by neural blockade in clinical anesthesia and management of pain. Philadelphia. J.B.Lippincott Co., 1987; 145-188.

  20. Le J, Vilcek J: Interleukin 6: a multifunctional cytokine regulating immune reactions and the acute phase proteins response. Lab Investigation 1989, 61: 588-602.

  21. Henrich CA, Cannon JG, Wolff JM: Interleukin 6 and the acute phase response. Bioch J 1990, 265: 621-636.

  22. Rose K, Cohen M, Soutter I: Laparoscopic cholecystectomy: the anaesthetist’s point of view. Can J Anaesth 1992, 39 (8): 809-815.

  23. NIH: Consensus Development Pannel on Gallstones and laparoscopic cholecystectomy: Gallstones and laparoscopic cholecystectomy. JAMA 1993, 269: 1018-1024.

  24. Cirugía videoscópica: Relator oficial: Dr. Pellegrini CA. Rev Argent Cirug 1994, Número extraordinario. Pag. 33-41.

  25. Pucci RO, Seed RW: Case report of laparoscopic chole-cystectomy in third trimester of pregnancy. Am J Obstet Gynecol 1991, 165: 401-402.

  26. Hill MN, Johnson CE, Lee RA: Cholecystectomy in pregnancy. Obstet Gynecol 1975, 46: 291-295.

  27. Schreiber JH: Laparoscopic appendectomy in pregnancy. Surg Endosc 1990, 4: 100-102.

  28. Nezhat F, Nezhat C, Silfen SL, Fehnel SH: Laparoscopic ovarian cystectomy during pregnancy. J Surg Laparoendosc 1990, 1: 161-164.

  29. Ardvisson D, Gerdin E: Laparoscopic cholecystectomy during pregnancy. Surg Laparosc Endosc 1991, 1: 193-194.

  30. Perasso O, Kelly PJ, Veloso A: Anestesia en colecistectomía laparoscópica y embarazo. Rev Argentina Anest 1992, 50 (4): 277-280.

  31. Cooperman AM: Laparoscopic cholecystectomy for severe acute, embedded and gangrenous cholecystitis. J Laparo-endosc Surg 1990, 1: 37-40.

  32. Rattner DW, Ferguson C, and Warshaw AL: Factors associated with succesfull laparoscopic cholecystectomy for acute cholecystitis. Ann Surg 1993, 217: 233-239.

  33. Collet D,Edye M: Conversions and complications of laparoscopic cholecystectomy. Surg Endosc 1993, 7: 334-338.

  34. Fried GM: Factors determining conversion to laparotomy in patients undergoing laparoscopic cholecystectomy. Am J Surg 1994, 167: 35-41.

  35. Cotton PB, Baillie J, Pappas TN, et al.: Laparoscopic cholecystectomy and biliary endoscopist. Gastrointest Endosc 1991, 37: 94-97.

  36. Graham SM: Laparoscopic cholecystectomy and common bile duct stones. Ann Surg 1993, 281: 61-67.

  37. Leitman IM: The evaluation and management of known or suspected stones of the common bile duct in the era of minimal access surgery. Surg Gynecol Obstet 1993, 176: 527-533.

  38. Phillips EH, Carroll BJ and Fallas MM: Common duct stones: removal before or during laparoscopic cholecystectomy?. Surg Endosc 1992: 6: 266.

  39. Traverso LW: Endoscopic retrograde cholangiopancrea-tography after laparoscopic cholecystectomy. Am J Surg 1993, 165: 581-586.

  1. Pelegrini CA: Surgery for gallstones pancreactitis. Am J Surg 1993, 165: 515-518.

  2. Fiztgerald SD, Bailey PV, Liebscher GJ, Andrus CH: Laparoscopic cholecystectomy in anticoagulated patients. Surg Endosc 1991, 5: 166-169.

  3. Cunningham AJ, Schlanger M: Intraoperative hypoxe- mia complicating laparoscopic cholecystectomy in a patient with sickle hemoglobinopathy. Anesth Analg 1992, 75: 838-843.

  4. Wittgen CM, Andrus CH, Fitzgerald SD, et al.: Analysis of the hemodynamic and ventilatory effects of laparoscopic cholecystectomy. Arch Surg 1991, 26: 997-1001.

  5. Fitzgerald SD, Andrus CH, Baudendistel LJ, Dahms TE, Kaminski DL: Hipercarbia during carbon dioxide pneumo-peritoneum. Am J Surg 1992, 163: 186-190.

  6. Bongard FS, Pianim N, Liu SY, Lippman M, Davis I, Klein S: Using Helium for insufflation during laparoscopy. JAMA 1991, 266 (22): 3131-3133.

  7. Liu SY, Leighton T, Davis I, et al.: Prospective annalysis of cardiopulmonary responses to laparoscopic cholecystectomy. J Laparoendosc Surg 1991, 1:241-246.

  8. Speranza JR: Cirugía laparoscópica. Técnica operatoria sin neumoperitoneo. Rev Argent Cirug 1994, 66: 163-169.

  9. The Southern Surgeons Club: A prospective analysis of 1518 laparoscopic cholecystectomies. N Engl J Med 1991, 324: 1073-1078.

  10. Peters JH, Ellison EC, Innes JT, et al.: Safety and efficacy of laparoscopic cholecystectomy: a prospective analysis of 100 inicial patients. Ann Surg 1991, 213: 3-12.

  11. Nathanson LK, Shimi S, Cuschieri A: Laparoscopic cholecystectomy: the Dundee technique. Br J Surg 1991, 78: 155-159.

  12. Graves HA, Ballinger JF, Anderson WJ: Appraisal of laparoscopic cholecystectomy. Ann Surg 1991, 213: 655-663.

  13. Cuschieri A, Dubois F, Moviel J, et al.: The European experience with laparoscopic cholecystectomy. Am J Surg 1991, 61: 385-387.

  14. Davidoff AM, Pappas TN, Murray EA, et al.: Mechanisms of major biliary injury during laparoscopic cholecystectomy. Ann Surg 1992, 215: 196-199.

  15. Barredo C, Covaro JA, Chiavaroli H, Leiro FO, Minetti AM, Repetto C, Zanolli R: Conversiones y reoperaciones en colecistectomía laparoscópica. Rev Argent Cirug 1994, 66: 146-152.

  16. Branum G, Schmitt C, Baillie J, y col.: Management of major biliary complications after laparoscopic cholecystectomy. Ann Surg 1993, 217: 532-534.

  17. Catarci M, Zaraca F, Scaccia M, and Carboni M: Lost intraperitoneal stones after laparoscopic cholecystectomy: harmless secuelae or reason for operation?. Surg Laparosc Endosc 1993, 3: 318-319.

  18. Holcomb III GW, Olsen DO, Sharp KW: Laparoscopic cholecystectomy in pediatric patiens. J Ped Surg 1991, 26 (10): 1186-1190.

  19. Watson CJE, Lindopp MJ, Dunn DC: Potential dangers of laparoscopic insufflator. Lancet 1992, 339: 880-881.

  20. Newman KD, MArmon LM, Attorri R, Evans S: Laparoscopic cholecystectomy in pediatric patients. J Ped Surg 1991, 26 (10): 1184-1185.

  21. Suarez Anzorena P, Ferraina P, Diez J, y col.: Desarrollo de un programa de colecistectomía laparoscópica en un Hospital Universitario. Rev Hosp Clin 1992, 6 (1): 15-27.

  22. Sigman HH, Laberge JM, Croitoru D, et al.: Laparoscopic cholecystectomy: a treatment option for gallbladder disease in children. J Ped Surg 1991, 26 (10): 1181-1183.

  23. Bready-Smith M: Decisiones en anestesia laparoscópica.Ed. Doyma. Barcelona, 1988, pag. 118.

  24. Graff TD, Arbegast NR, Phillips OC, Harris LC, Frazer TM: Gas embolism: a comparative study of air and carbon dioxide as embolic agents in the systemic venous system. Am J Obstet Gynecol 1959, 78: 258-265.

  25. Taylor E, Feinsten R, White PF: Anesthesia for laparoscopic cholecystectomy: is nitrous oxide contraindicated?. Anes-thesiology 1992, 76: 541-543.

  26. Zajack L, Kokoshaw JH: Carbon dioxide pneumoperitoneum with gynecologic laparoscopy as a safe dure in general anesthesia. Rev Przegl-lek 1990, 47 (10): 715-717.

  27. Seed RF, Shakespeare TF, Muldon HJ: Carbon dioxide homeostasis during anaesthesia for laparoscopy. Anesthesia 1970, 25: 223-231.

  28. Shapiro H, Harrison P, Walton M: Manejo clínico de los gases sanguíneos. De. Panamericana. 2ª ed. 1981, pag. 33.

  29. Severinghaus JW, Stupfel MA, Bradley AF: Alveolar dead space and arterial to end-tidal carbon dioxide differences during hypotermia in dog and man. J Appl Physiol 1957, 10: 349-361.

  30. Nunn JF, Hill DW: Respiratory dead space and arterial to end-tidal CO2 tension difference in anesthetized man. J Appl Physiol 1960, 15: 383-389.

  31. Gonzalez de Zárate Apiñaniz J, Rodriguez Abela J, Baeza G, et al.: Estudio del gradiente alvéolo arterial de CO2 en el paciente anestesiado. Rev Esp Anest Reanim 1987, 34 (1): 43-45.

  32. Bramptom WJ, Watson RJ: Arterial to end-tidal carbon dioxide tension difference during laparoscopy. Anesthesia 1990, 45: 210-214.

  33. Raemer DB, Francis D, Phillip JH, Gabel RA: Variations in PCO2 between arterial blood and peak expired gas in anesthesia. Anesth Analg 1983, 62: 1065-1069.

  34. Bhavani-Shankark K, Moseley H, Kumai A: Capnometry and anaesthesia. Can J Anaesth 1992, 39: 617-632.

  35. Puri GD, Singh H: Ventilatory effects of laparoscopy under general anesthesia. Br J Anaesth 1992, 68: 211-213.

  36. Sharp JR, Pierson WP, Brady CE: Comparison of CO2- and N2O- induced discomfort during peritoneoscopy under local anesthesia. Gastroenterology 1982, 82: 453-456.

  37. Robinson JS, Thompson JM, Wood AW: Fire and explosion hazards in operating theatres: a reply and new evidence. (letter). Br J Anaesth 1979, 51: 908.

  38. Martin JT: Posiciones en anestesia y cirugía. Ed. Salvat. Barcelona. 1982, pag. 118.

  39. Chiong St. Lyons, HA: The effect of postural change on pulmonary complance. Respir Physiol 1966, 1: 99-104.

  40. Abel FL, Pierre JH, Guntheroth WS: Barroreceptor influence on postural change in blood pressure and carotid blood flow. Am J Physiol 1963, 2 (5): 360-361.

  41. Wood-Smith FF, Home GM, Nunn JF: Effect of position on ventilation of patients anesthetized with halothane. Anesthesia 1961, 16: 340-344.

  42. Drummond GB, Martin LVH: Pressure volume relationships in the lung during laparoscopy. Br J Anaesth 1978, 50: 261-270.

  43. Hoffman JIE, Guz A, Charlier AA: Stroke volumen inconscious dogs, effect of respiration, posture and vascular occlusion. J Appl Physiol 1965, 20: 865.

  44. Wikinski J, Alderete A: La posición de antitrendelenburg en anestesia. Rev Arg Anest 1976, 34: 97-98.

  45. Tuckman J, Schillingford J: Effect of different degrees of tilt on CO2 and blood pressure in man. Br Heart J 1966, 28: 32-35.

  46. Mäkinen MT: Dynamic lung compliance during laparoscopic cholecystectomy. (Abstract). Anesth Analg 1994, 78: S 261.

  47. Kelman GR, Swapp GH, Smith RJ, Gordon N: Cardiac output and arterial bloo-gas tension during laparoscopy. Br J Anaesth 1972, 44: 1155-1162.

  48. Chui PT,Gin T, Oh TE: Review anaesthesia for laparoscopic general surgery. Anaesth Intensive Care 1993, 21 (2): 167-173.

  49. Ivancovich AD, Miletich DJ, Albretch RF, Heyman HJ, Bonnet RF: Cardiovascular effects of intraperitoneal insufflation with carbon dioxide and nitrous oxide in the dog. Anesthesiology 1975, 42 (3): 281-287.

  50. Marco A, Yeo CJ, Rock P: Anaesthesia for a patient under-going laparoscopic cholecystecthomy. Anesthesiology 1990, 73 (6): 1268-1270.

  51. Iwase K, Takao T, Watanabe H, et al.: Intraabdominal venous pressure during laparoscopic cholecystectomy. HPB Surgery 1994, pag 1-5 (Harwood Academic Publishers).

  52. Lenz RJ, Thomas TA, Wilkins DG: Cardiovascular changes during laparoscopy. Anesthesia 1976, 31: 4-12.

  53. Kashtan L, Green EQ, Holcroft JW: Hemodynamic effects of increased abdominal pressure. J Surg Res 1981, 30: 249-255.

  54. Stanton JM: Anesthesia for laparoscopic cholecystectomy. Anesthesia 1991, 46: 317-319.

  55. Bory WK, Kumar A: Comparison of propofol and thiopentone as induction agents for laparoscopy. Singapore Med 1991, 3(2): 150-153.

  56. Borgeat A, Wilder-Smith OH, Saiah M, Rifat K: Subhypnotic doses of propofol posses direct antiemetic properties. Anesth Analg 1992, 74: 539-541.

  57. Campbell NN, Thomas ADE: Does propofol have an anti-emetic effect? A prospective study of the anti-emetic effect of propofol following laparoscopy. Anesth Intensive Care 1991, 19: 385-387.

  58. Mirakur RK: Anticholinergic drugs. Br J Anaesth 1979, 51: 671-679.

  59. Chessick KC, Black S, Hoye SJ: Spasm and operative cholangiography. Arch Surg 1975, 110: 53-57.

  60. Jones RM, Detmer M, Hill AB, et al.: Incidence of choledo-choduodenal sphincter spasm during fentanil-supplemented anesthesia. Anesth Analg 1981, 60: 638-640.

  61. Mc Cammon RL, Viegas OJ, Stoelting RK, Dryden GE: Naloxone reversal of choledochoduodenal sphincter associated with narcotic administration. Anesthesiology 1978, 48: 437-438.

  62. Humphrey HK, Fleming NW: Opioids-induced spasm of the sphincter of Oddi apparently reversed by nalbufine. Anesth Analg 1992, 74: 308-310.

  63. Bailey DM, Nicholas AD: Comparison of atracurium and vecuroniun during anaesthesia for laparoscopy. Br J Anaesth 1988, 91 (5): 57-59.

  64. Reynes MA, Chisholm R, Wolner DF: A clinical comparison of atracurium and vecuronium in women undergoing laparoscopy. Anaesth Intensive Care 1987, 15 (3): 310-316.

  65. Zahl K, Aptelbaun J: Muscle pain occurs after out patient laparoscopy despite the substitution of vecuronium for succinilcholine. Anesthesiology 1989, 70 (3): 408-411.

  66. Kenefick JP, Leader A, Maltby Jr, Taylor PJ: Laparoscopy blood-gas values and minor secuelae associated with three techniques based on isofluorane. Br J Anaesth 1987, 59: 189-194.

  67. Doi M, Ikeda K: Sevofluorane anesthesia with ADP for resection of pheocromocytoma. Anesthesiology 1989, 70 (2): 360-363.

  68. Cromwell TH, Eger EI, Stevens WC, Dolan WM: Forane uptake, excretion and blood solubility in man. Anesthesiology 1971, 35: 401-408.

  69. Yasuda N, TArgentina AG, Eger EI: Solubility of i-653, sevofluorane, isofluorane and halothane in human tissues. Anesth Analg 1989, 69: 370-373.

  70. Eger EI, Saidman LJ: Hazards of nitrous oxide anesthesia in bowell obstruction and pneumothorax. Anesthesiology 1965, 26: 61-65.

  71. Scheining B, Lindgren L, and Scheining M: Peroperative nitrous oxide delays bowell function after colonic surgery. Br J Anaesth 1990, 64: 154-158.

  72. Alexander GD, Skupski JN, Brown EM: The role of nitrous oxide in postoperative nausea and vomiting. Anesth Analg 1984, 63: 175-181.

  73. Buffington CW: Reflex actions during isofluorane anesthesia. Can Anaesth Soc J 1982, 29: S 35- S 45.

  74. Eger EI: Nitrous oxide. New York. Elsevier Science Publish-ing Company inc. 1985, pag 58.

  75. Hornbein TF, Eger EI, Winter PM, Smith G, Wetstone D, Smith KH: The minimun alveolar concentration of nitrous oxide in man. Anesth Analg 1982, 61: 553-556.

  76. Perreault L, Normandin N, Plamondon L, Blain R, Rousseau P, Girard M, Forget G: Middle ear pressure variations during nitrous oxide and oxigen anesthesia. Can Anaesth Soc J 1982, 29: 428-434.

  77. Munson ES, Merrick HC: Effect of nitrous oxide on air embo-lism. Anesthesiology 1966, 6 (27): 783-787.

  78. Muir JJ, Warner MA, Offord KP, Buck CF, Harper JV, Kunkel SE: Role of nitrous oxide and other factors in postoperative nausea and vomiting. A randomized and blind prospective study. Anesthesiology 1987, 66: 513-518.

  79. Korttila K, Hovorka J, Erkola O: Nitrous oxide does not increase the incidence of nausea and vomiting after isofluorane anesthesia. Anesth Analg 1987, 66: 761-765.

  80. Condon RE, Cowles V, Ekbom GA, Schulte WJ, Hess G: Effects of halothane, enfluorane and nitrous oxide on colon motility. Surgery 1987, 101: 81-85.

  81. Prys-Roberts C: La anestesia intravenosa: su presente y su futuro. Relato oficial del XXIº Congreso de la Sociedad Española de Anestesia y Reanimación, Junio, 1993. Pag. 1-21.

  82. Bailie L, Craig G, Restal J: Total intravenous anaesthesia for laparoscopy. Anaesthesia 1989, 44 (1): 60-63.

  83. Fernandez S, García Dávila MF, Altamirano A, y col.: Midazolan-Ketamina en cirugía general. Técnica de administración por microgotero. Rev Argentina Anest 1992, 50 (2): 73-77.

  84. Stilman Salgado A: Clorhidrato de procaína endovenosa. Anestesia y terapéutica. Relato oficial del IVº Congreso Argentino de Anestesiología, 1953. Pag 183-266.

  85. Jonsson LO, Kvalsvik O: Fresh gas flow in the Bain circuit during laparoscopy. Can J Anaesthesia 1989, 36 (4): 423-425.

  86. Edelman DS: Laparoscopic cholecystectomy under conti-nuous epidural anesthesia in patients with cystic fibrosis. (letter) Am J Dis Child 1991, 145: 723-724.

  87. Helvacioglu A, Weiss R: Operative laparoscopy and postoperative pain relief. Fertil Steril 1992, 57 (3): 548-552.

  88. Utting JE: Hypocapnia. En: Gray TC, Nunn JF, Utting JE. General anesthesia. 4th ed. Butterworths. London 1980. Pag 61-76.

  89. Robertson BJ, Clement JL, Knill RL: Enhancement of the arrytmogenic effect of hypercarbia by surgical stimulation during halothane anesthesia in man. Can Anaesth Soc J 1981, 28: 342-349.

  90. Cicerone R, Constantini A, Mscesi M: Studio della end tidal CO2 in corso di anestesia generale per laparoscopia. Minerva Anestesist 1990, 56: 1015-1019.

  91. Fletcher R, Johnson B: Deadspace and single breath test for carbon dioxide during anaesthesia and artificial ventilation: effect of tidal volume and frequency of respiration. Br J Anaesth 1984, 56: 109-119.

  92. Wahba RW. Mamaza J:Ventilatory requirements during laparoscopic cholecystectomy. Can J Anaesth 1993, 40 (3): 206-210.

  93. Tan PL, Lee TL, Tweed WA: Carbón dioxide absortion and gas exchange during pelvic laparoscopic. Can J Anaesth 1992, 39: 677-681.

  94. Net Castell A, Benito Valés S: Ventilación mecánica. Ed. DOYMA. Barcelona 1988. Pag. 14-24.

  95. Robotham JL, Wise RA, Bromberger-Bornea B: Effects of changes in abdominal pressure on left ventricular perfomance and regional blood flow. Crit Care Med 1985, 13: 803-809.

  96. Wadhwa RK et al.: Gas embolism during laparoscopy. Anesthesiology 1978, 48: 74-76.

  97. Bardoczky GI, Engelman E, D’Hollander A: Continuous espirometry: an aid to monitoring ventilation during operation. Br J Anaesth 1993, 71: 747-751.

  98. Ponsky JL: Complications of laparoscopic cholecystectomy. Am J Surg 1991, 161 (3): 393-395.

  99. Holohan TV: Laparoscopic cholecystectomy. Lancet 1991, 338: 801-803.

  100. Winfied HN, Donovan JF, See WA, Loening SA, Williams RD: Urological laparoscopic surgery. J Urol 1991, 146: 941-948.

  101. Mintz N: Risks and prophylaxis in laparoscopy: a Survey of 100.000 cases. J Reprod Med 1977, 18: 269-277.

  102. Peterson HB, De Stefano F, Rubin GL, et al.: Deaths attributable to tubal sterilization in the US, 1977 to 1981. Am J Obstet Gynecol 1983, 146: 131-136.

  103. Hulka JF, Peterson HB, Phillips JM: American Association of Gynecologic laparoscopist’ 1988 membership survey on laparoscopic sterilization. J Reprod Med 1990, 35: 584-576.

  104. Delaitre B, Testas T, Dubois F, y co.: Complications des cholecystectomies par voie coelioscopique. A propos de 6.091 cas. Chirugie 1992, 118: 121.

  105. Gadacz TR: US: experience with laparoscopic cholecys-tectomy. Am J Surg 1993, 165: 450-465.

  106. Kaplan J, Serafini V, Nespral E, y col.: Complicaciones de la colecistectomía laparoscópica. Rev Argent Cirug 1993, 65: 44-51.

  107. Larson GM, Vitale GC, Casey J, y col.: Multipractice analysis of laparoscopic cholecystectomy in 1983 patiens. Am J Surg 1992, 163: 221-231.

  108. Shifren JL, Adlestein L, y Finkler NJ: Asystolic cardiac arrest. A rare complication of laparoscopy. Obstet Gynecol 1992, 79 (5): 840-841.

  109. Brantley JC, Riley PM: Cardiovascular collapse during laparoscopy: a report of two cases. Obstet Gynecol 1988, 159: 735-737.

  110. Ostman PL, Pantle-fischer FH, Faure EA, et al.: Circulatory collapse during laparoscopy. J Clin Anesth 1990, 2: 129-132.

  111. Scott DB: Some effects of peritoneal insufflation of carbon dioxide at laparoscopy. Anaesthesia 1970, 25: 590-597.

  112. Desmond J, Gordon RA: Ventilation in patients anesthetized for laparoscopy. Can Anaesth Soc J 1970, 17: 378-381.

  113. Hodgxon C, Mc Cleelland R, Newton JR: Some effects of peritoneal insuflation of carbon dioxide at laparoscopy. Anaesthesia 1970, 25: 382-390.

  114. Lewis DG, Ryder W, Burn N, et al.: Laparoscopy. An investigation during spontaneus ventilation with halothane. Br J Anesth 1972, 44: 685-689.

  115. Myles PS: Bradyarrithmias and laparoscopy: a prospective study of heart rate changes with laparoscopy. Aust NZ J Obstet Gynecol 1991, 31 (2): 171-173.

  116. Harris MNE, Plantevin OM, Crowther A: Cardiac arrythmias during anesthesia for laparoscopy. Br J Anaesth 1984, 56: 1213-1217.

  117. Chong M, Lee CM: Acute hypotension during laparoscopy: a case report. Anesth Analg 1975, 54: 142-143.

  118. Nyarwaya JB, Samii K, Masoit JX, et al.: Are pulse oximetric and capnographic monitoring reliable during laparoscopic surgery for cholecystectomy. (Abstract). Anesthesiology 1991, 75 (3A): A 453.

  119. Duffy BL: Regurgitation during pelvic laparoscopy. Br J Anaesth 1979, 51: 1089-1990.

  120. Parris WC, Lee EM: Anesthesia for laparoscopic cholecystectomy. (letter). Anesthesia 1991, 46: 997.

  121. Saleh JN: Complications. En: Laparoscopy. Philadelphia. WB Saunders 1988. Pag 253-266.

  122. Ott DE: Correction of laparoscopic insufflation hyporthermia. J Laparoendosc Surg 1991, 1 (4): 183-186.

  123. Kalhan SB, Reaney JA, Collins RL: Neumomediastinum and subcutaneous emphisema during laparoscopy. Cleve Clin J Med 1990, 57 (1): 639-642.

  124. Shah P, Ramakantan R: Pneumoperitoneum and pneumome-diastinum: unusual complications of laparoscopy. J Postgrad Med 1990, 36 (1): 31-32.

  125. Knos GB, Sung YF, Toledo A: Pneumopericardium asso-ciated with laparoscopy. J Clin Anesth 1991, 3 (1): 56-59.

  126. Gabbott DA, Dunkley AB, Roberts FL: Carbon dioxide pneumothorax occurred during laparoscopic cholecystectomy. Anaesthesia 1992, 47: 587-588.

  127. Pascual JB, Baranda MN, Terrero NT: Subcutaneus emphisema, pneumomediastinum, bilateral pneumothorax and pneumepericardium after laparoscopy. Endoscopy 1990, 22: 59-67.

  128. Woolner DF, Johnson DM: Bilateral pneumothorax and sur-gical emphisema associated with laparoscopic cholecys-tectomy. Anesth Intensive Care 1993, 21 (1): 108-110.

  129. Yuspe AA: Pneumoperitoneum neddle and trocar injuries in laparoscopy. J Reprod Med 1990, 35: 484-490.

  130. So PC, Sun KO: Pneumomediastinum and subcutaneous emphisema following spinal surgery. Anaesth Analg 1992, 20: 93-96.

  131. Kent RB III: Subcutaneuos emphisema and hypercarbia following laparoscopic cholecystectomy. Arch Surg 1991, 126 (9): 1154-1156.

  132. Yacoub O, et al.:Carbon dioxide embolism during laparos-copy. Anesthesiology 1982, 57: 533-535.

  133. Bradfield ST: Gas embolism during laparoscopy. Anaesth Intensive Care 1991, 19 (3): 474.

  134. Mc Kenzie R: Laparoscopy. NZ Med J 1971, 74: 87-91.

  135. Greville AC, Clements AF, Erwin DC, y col.: Pulmonary air embolism during laser cholecystectomy. Anaesthesia 1991, 46: 113-114.

  136. Clark CC, Weeks DB, Gusdson JP: Venous carbone dioxide embolism during laparoscopy. Anesth.Analg 1977, 56: 335.

  137. De Plater RMH, Jones ISC: Non-fatal carbon dioxide embolism during laparoscopy. Anesth Intensive Care 1989, 17: 359-361.

  138. Root B, Levy MN, Pollack SW: Gas embolism death after laparoscopy delayed by trapping in portal circulation. Anesth Analg 1978, 57: 232-237.

  139. Jacoub OF, Cadona I, Coveler LA: Carbon dioxide embolism during laparoscopy. Anesthesiology 1982, 57: 533-535.

  140. Bedfor RF: Venous air embolism. A historical perspective. Semin Anesth 1983, 2: 169-176.

  141. Munson ES: Effect of nitrous oxide on the pulmonary circulation during venous air embolism. Anesth Analg 1971, 50 (5): 785-797.

  142. Johanssen G, Andersen M, Juhl HB: The effects of general anesthesia on the hemodynamic events during laparoscopy with CO2 insufflation. Acta Anesthesiol Scand 1989, 33: 132-136.

  143. Bedfor RF, Fenstein B: Hospital admission blood pressure: a prediction for hypertension endotraqueal intubation. Anesth Analg 1980, 59: 367-370.

  144. Johnston RV, Lawson NW, Nealon WH: Lower extremity neuropathy after laparoscopic cholecystectomy. (letter). Anesthesiology 1992, 77: 835.

  145. Oza KN, O’Donnell N, Fischer JB: Aortic laceration. A rare complication of laparoscopy. J Laparoendoc Surg 1992, 2 (5): 235-237.

  146. Evans RM: Complications in laparoscopy. Semin Urol 1992, 10 (3): 164-168.

  147. Gomel D, James C: Intraoperative management of ureteral injury during operative surgery. Fertil Steril 1991, 55 (2): 416-419.

  148. Nord HJ: Complications in laparoscopy. Endoscopy 1992, 24 (8): 693-700.

  149. Shrivastay P, Nadcarni P, Craft I: Prevention of shoulder pain after laparoscopy. (letter). Lancet 1992, 339: 744.

  150. Inglish JM, Brooke BN: Trendelenburg tilt. An obsolete position. Br Med J 1956, 2: 343-344.

  151. Wilcok S, Van Dam LH: Alas, poor Trendelenburg and his position. Anesth Analg 1988, 67: 574-578.

  152. Heinoken J, Takki S, Tammisto T: Effect of Trendelenburg tilt and other procedures on the position of endotracheal tubes. Lancet 1969, 1: 850-853.

  153. Ata AH, Bellemore TJ, Mekel JA, y col.: Distal thermal injury from monopolar electrosurgery. Surg Laparosc Endosc 1993, 3: 323.

  154. Voile CR, Tucker RD: Education and engineering solutions for potential problems with laparoscopic monopolar electrosurgery. Am J Surg 1992, 164: 57-59.