Guía Práctica para la Sedación y Analgesia por Médicos No Anestesiólogos

| APENDICE |
Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación - SCARE

COMITE DE SEGURIDAD
El Comité de Seguridad de la CLASA y de la SCARE decidió ofrecerle al cuerpo médico estas guías, esperando que se entienda como un esfuerzo para darle al paciente toda la seguridad que nos sea posible.


DEFINICIONES

SEDACION Y ANALGESIA:
Describe un estado que le permite al paciente tolerar un procedimiento desagradable, mientras mantiene una adecuada función cardiorespiratoria y la capacidad de respuesta ante una orden verbal o estimulación táctil.

ANESTESIA:
Si solo se obtiene respuesta por medio de un fuerte estímulo doloroso, se considera que el paciente está bajo sedación profunda, lo que es equiparable a una anestesia general y debe tratarse de acuerdo a ello, porque existe una disminución de los reflejos protectores, incapacidad de mantener la vía aérea y la posibilidad de deterioro hemodinámico. En estas circunstancias, se requiere la asistencia permanente de un Anestesiólogo.


GUIAS DE MANEJO

1- EVALUACION DEL PACIENTE.
Realizar una Historia Clínica, un examen físico completo y los exámenes paraclínicos pertinentes, son la clave para evitar complicaciones. Merecen una atención especial la evaluación de la vía aérea y la determinación del tiempo de ayuno adecuado (mínimo 6 horas para sólidos, tres horas para líquidos claros).
2- PREPARACION PARA EL PROCEDIMIENTO
Consentimiento escrito y firmado: el paciente y su familiar o acudiente deben ser informados de los beneficios, riesgos y limitaciones de la sedación y analgesia y las posibles alternativas existentes y recomendaciones posteriores. Después de lo anterior, el paciente o su acudiente debe firmar, ratificando así su adecuada información y su consentimiento. Se darán recomendaciones sobre el manejo inmediatamente posterior al procedimiento.
3- MONITOREO
Nivel de conciencia: Las respuestas verbales son la guía del nivel de conciencia. Además, sirven para demostrar que el paciente está respirando. Monitorizar la respuesta verbal del paciente debe ser una rutina, excepto en pacientes que no son capaces de responder apropiadamente (ej: niños, impedidos mentales o pacientes que no colaboran) o durante procedimientos en los cuales el movimiento facial podría alterar los resultados. Todos los pacientes bajo sedación/analgesia deben ser monitorizados con un oxímetro de pulso con onda pletismográfica y sus alarmas funcionando adecuadamente.
4- ANOTACION DE PARAMETRO MONITORIZADOS
En la Historia Clínica debe quedar consignado un registro de las variables hemodinámicas y respiratorias, a intervalos regulares, previo al procedimiento, durante y al final del mismo.
5- DISPONIBILIDAD DE PERSONAL DE DEDICACION EXCLUSIVA AL MONITOREO Y SEGURIDAD DEL PACIENTE.
Se debe asignar a un médico o paramédico, diferente al profesional que está realizando el procedimiento, la responsabilidad de monitorizar y asistir al paciente.
6- ENTRENAMIENTO DEL PERSONAL.
Quien asuma la responsabilidad del monitoreo y asistencia del paciente debe tener una formación y capacitación que le permita:
Conocer la farmacología de las drogas utilizadas, sus efectos colaterales y complicaciones.
Tener conocimiento del manejo de la vía aérea.
Proporcionar soporte vital básico.
Siempre debe existir la disponibilidad permanente de un profesional con entrenamiento en soporte vital avanzado (anestesiólogo).
7- DISPONIBILIDAD DE EQUIPO DE EMERGENCIA.
a) Fuente de Oxígeno con cánulas nasales o máscaras faciales.
b) Bolsa de Reanimación (Tipo AMBU).
c) Cánulas Orofaríngeas.
d) Laringoscopio y tubos endotraqueales o máscara laríngea (ideal).
e) Equipo de paro cardiaco, incluyendo drogas (Atropina, Adrenalina, bicarbonato, lidocaína) y disponibilidad de desfibrilador en buen estado.
f) Antagonistas farmacológicos:
de opiáceos: Naloxona
de benzodiacepinas: flumazenil
g) Succionador en buen estado.
8- USO DE MEZCLAS DE MEDICAMENTOS PARA LA SEDACION/ANALGESIA.
La combinación de sedantes y opiáceos puede incrementar la presentación de complicaciones, incluyendo depresión respiratoria, hipoxemia y paro cardíaco. Es altamente recomendable utilizar únicamente benzodiacepinas, idealmente midazolam.
9- ACCESO VENOSO.
Se debe tener siempre acceso venoso permeable, el cual debe conservarse hasta cuando no exista riesgo de una depresión cardiorespiratoria.
10- RECUPERACION
Después de una sedación/analgesia, los pacientes deben ser vigilados por personal competente hasta que deje de existir riesgo de depresión cardiorespiratoria.
11- SITUACIONES ESPECIALES.
Cierta clase de pacientes (ej. Pacientes que no colaboran, edades extremas, enfermedades cardiacas severas, enfermedades pulmonares, hepáticas, renales, del sistema nervioso central, obesidad mórbida, apnea del sueño, embarazo y abuso de alcohol o drogas) tienen un elevado riesgo para desarrollar complicaciones relacionadas con la sedación/analgesia, a menos que se tomen precauciones especiales. En este tipo de pacientes se debe realizar una interconsulta previa con el especialista indicado, para indagar los riesgos específicos que existen en ellos y tener en cuenta las observaciones sobre su manejo.
Volver

Webmaster: silvio.grandi@anestesia.org.ar